BUSCAR en www.olca.cl


- Guayana Francesa - Francia:
Central de «hidrógeno verde» de electricidad para la minería

10 de Mayo de 2021

Una central de hidrógeno destruirá 50 hectáreas de selva amazónica con la complicidad del Estado francés



En la Guayana Francesa, una nueva central de hidrógeno arrasará al menos 50 hectáreas de selva amazónica con la complicidad del Estado francés. Este proyecto destruirá ilegalmente una magnífica biodiversidad en la que decenas de especies protegidas están en peligro de extinción, todo ello en nombre del crecimiento "verde".

Por Augustin Langlade - La Relève et La Peste

Colonización industrial de la Amazonía, confiscación de tierras, opacidad, intimidación, apoyo estatal ciego a cambio de financiar la campaña presidencial de 2017, y todo para producir electricidad que muy probablemente será utilizada por la industria minera.

El presidente de la República Francesa ha señalado a menudo la política devastadora de Jair Bolsonaro, su homólogo brasileño, sobre la selva amazónica y los derechos de los pueblos indígenas. Sin embargo, aplica metódicamente la misma política en la Guayana Francesa, ¡entregándola al mejor postor entre mineros e industriales del oro! La Relève et La Peste investigó y revela un avance de este escándalo ecocida.

A primera vista, se trata de un proyecto ejemplar, que cumple todos los requisitos de desarrollo sostenible y necesidades locales. La futura Central Eléctrica de Guayana Occidental (CEOG, por su sigla en francés), que está siendo desarrollada por la empresa bordelesa Hydrogène de France (HDF), que se autodefine como "pionera mundial de la energía del hidrógeno", promete abastecer, día y noche, "el equivalente a 10.000 hogares a un coste competitivo", en una región en la que el crecimiento demográfico y la escasez de infraestructuras provocan carencias energéticas periódicas.

La CEOG también afirma ser "innovadora", "limpia" y "sin importaciones". El principio: un parque fotovoltaico se instala en las colinas. Los paneles captan la energía del sol, pero no sufren la intermitencia de la luz por la noche o con mal tiempo, porque un dispositivo de almacenamiento de hidrógeno permite redistribuir la electricidad en la red en cualquier momento.

La energía del sol no se inyecta a la red pública. De hecho, la producción de los paneles fotovoltaicos se dirige a un electrolizador, que utilizará la electricidad para descomponer las moléculas de agua (H2O) en oxígeno (O2) e hidrógeno (H2).

El oxígeno se libera al aire y el hidrógeno se almacena en cilindros en forma de gas, para su conservación. A continuación, en función de la demanda, las pilas de combustible, realizando el proceso inverso al del electrolizador, convierten la energía química del hidrógeno en electricidad, esta vez vertida a la red de forma definitiva.

En su página web, donde plantas tropicales se codean con arroyos inmaculados, los promotores anuncian una producción eléctrica de 10 megavatios (MW) durante el día y 3 MW por la noche, así como una capacidad de almacenamiento permanente de "120 MWh de energía".

Sin pestañear, afirman que la planta "sólo consumirá luz solar y agua" y que la parcela de territorio "no sufrirá ningún impacto, sino que, por el contrario, estará protegida de las actividades antrópicas". Sin embargo, esto es falso.


Esquema del proyecto de la CEOG

«Sólo sol y agua»

Como cualquier industria, una central de hidrógeno requiere grandes extensiones de terreno, enormes cantidades de materiales raros y productos químicos. Un simple análisis de los distintos documentos presentados a la prefectura de Cayena lo demuestra.

Para el parque fotovoltaico, las instalaciones y las vías, cuentan con un desmonte de varias decenas de hectáreas, de las cuales al menos 30 son para los paneles solares, según los documentos más recientes de la prefectura. Para el funcionamiento del electrolizador serán necesarias, de forma permanente, entre 58 y 175 toneladas de hidróxido de potasio, un compuesto químico muy peligroso, lo que implica someter la central al régimen de las instalaciones clasificadas para la protección del medio ambiente (ICPE), al igual que la presencia de hidrógeno, la más inflamable de las sustancias conocidas.

A esto hay que añadir una docena de contenedores para las baterías de iones de litio que almacenan la electricidad, dos unidades de pila de combustible, "25 depósitos de 115 m3 de hidrógeno apilados por parejas" (Es decir: Otra docena de contenedores), entre "3 y 10 transformadores", el bombeo de aguas subterráneas de 5.300 m3 al año en tres pozos diferentes, por no hablar de las tierras raras y todos los demás materiales que entrarán en la fabricación de las baterías, las pilas o los paneles solares, los aceites para los transformadores, el nitrógeno para la "inertización de los equipos"... y ya tienes el verdadero balance ecológico (provisional) de la CEOG.

Sin industria, Guyana depende de los medios de producción de otros países. Por tanto, todos estos materiales, sustancias y máquinas se importarán desde los cuatro puntos cardinales, con la ayuda de buques portacontenedores, desde lugares donde su fabricación habrá provocado una contaminación adicional, a menudo omitida por las estadísticas.

Video de presentación del proyecto:



No muy lejos de la central eléctrica, un pueblo en busca de autonomía

Situado cerca de las instalaciones de la CEOG, el pueblo de Prosperité, de unos 200 habitantes, lleva varios años luchando contra el proyecto de la central eléctrica. Pero en vano. Sus demandas han sido escuchadas, pero no han sido atendidas - y ha sido como si su opinión nunca hubiera sido más que una formalidad.

Prosperité está poblado por kali’nas, un pueblo indígena guyanés de lengua y cultura caribeñas. Fundado hace más de 35 años entre la larga carretera RN1 y una antigua cantera, vive de la agricultura, la caza, la pesca y la recolección en los vastos bosques que los rodean. La mayoría de sus miembros tienen una cultura oral y consuetudinaria y apenas dominan el francés, y mucho menos la escritura.

«Hemos visto a una empresa conseguir un permiso en menos de 10 meses, cuando el pueblo no ha conseguido regularizarse en 30 años. Durante todos estos años, la administración se las arregló con el hecho de que los amerindios no tienen una cultura escrita, sino oral. Y cada vez que intentamos defender estas tierras, nos dicen que no tenemos papeles, ni firmas, que nunca pasó nada», dice Cyprien, un habitante de Prosperité.


El centro de Prosperité

Traducido para el OLCA (extractos)

Ver artículo completo:

https://lareleveetlapeste.fr/guyane-une-centrale-a-hydrogene-va-detruire-75-ha-de-foret-amazonienne-avec-la-complicite-de-letat-francais/

180