BUSCAR en www.olca.cl


- Internacional:
Para reducir el uso de hidrocarburos, las empresas inician una "carrera por el litio", que requiere un uso excesivo de agua

12 de Noviembre de 2021

La apuesta de la COP26, el litio y los autos eléctricos pueden ser una falsa solución climática



La COP26 ha elegido el 10 de noviembre como "Día del Transporte". La cumbre climática más importante del mundo emitió una declaración firmada por países, inversores, ciudades -y fabricantes de automóviles- que establece el objetivo de convertir los "vehículos de emisiones cero" en la "nueva normalidad" para 2040. (Ver declaración)

Por Thales Schmidt y Fernanda Paixão - Brasil de Fato
Traducción: Fernanda Paixão
Fábrica de baterías de litio en China, un mineral estratégico para la transición energética. - AFP

La propuesta, sin embargo, ignora los impactos ambientales de la extracción de las materias primas necesarias para estos vehículos y el modelo de ciudad que impone.

El documento fue firmado por empresas como Ford, Mercedes-Benz y Volvo, y establece el objetivo de que este tipo de transporte sea "accesible" y "sostenible" en todas las regiones del mundo para 2030. El documento resultante del "Día del Transporte" apenas menciona en sus últimas líneas la necesidad de "apoyar los sistemas de transformación del transporte público" y la importancia de los "viajes activos".

La declaración no fue firmada por Estados Unidos y China, aunque sí por los fabricantes de automóviles de ese país y de otros mercados emergentes, como India y Bolivia.

La apuesta, que mereció una fecha en el calendario, forma parte de la transición energética que discuten y planean las grandes empresas y los Estados dispuestos a facilitar la inversión privada, sustituyendo el combustible de automoción a base de petróleo por vehículos eléctricos.

Los autos del futuro, desarrollados por empresas como la estadounidense Tesla y la china BYED, funcionan con baterías recargables de iones de litio. Estas baterías también son responsables de la autonomía de dispositivos como los teléfonos móviles y computadoras.

Según datos de Bloomberg, el mercado mundial de vehículos eléctricos superará ya en 2021 los 260 millones de unidades particulares y más de un millón de unidades en el transporte público.

Según una previsión de la Agencia Internacional de la Energía, llevar a cabo una transición energética que cumpla con las exigencias del Acuerdo de París supondrá aumentar hasta 40 veces la demanda actual de litio para 2040. El grafito, el cobalto y el níquel, otros minerales estratégicos, verán aumentar su demanda entre 20 y 25 veces.

Por ello, el litio se ha convertido en una materia prima fundamental para la transición energética que el mundo globalizado de hoy codicia. No sin razón el descubrimiento de nuevos yacimientos y las inversiones para su explotación en los territorios de las reservas ya identificadas hayan aumentado en los últimos cinco años. Y es también por esta razón que este metal entra en jaque en las discusiones de la COP26.

¿Cuál es la ciudad del auto eléctrico?

El urbanista y profesor de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) Roberto Andrés evalúa como un "escándalo" el enfoque de las autoridades en la COP26 y la discusión sobre la transición energética que se concentra en los autos eléctricos.

Para el investigador, este acuerdo "busca asegurar el mantenimiento de las ganancias de una industria que ha sido extremadamente depredadora y que tiene una enorme responsabilidad en la crisis climática que estamos viviendo".

Una coalición de más de 300 organizaciones publicó una carta en la que se pide a los líderes mundiales de la COP26 que tomen medidas para que el uso de la bicicleta y el transporte público tengan un mayor papel a la hora de afrontar la emergencia climática.

El texto destaca que el transporte es responsable del 24% de todas las emisiones de CO2 del planeta y que la contaminación atmosférica es responsable de unos siete millones de muertes al año. Los datos sobre la contaminación proceden de la Agencia Internacional de la Energía y los de las muertes por contaminación atmosférica de la Organización Mundial de la Salud.


Vehículo eléctrico fabricado en Bolivia, por Quantum Motors, uno de los firmantes
de la declaración del "Día del Transporte" de la COP26. / Quantum Motors

"El auto es un vehículo de una o dos toneladas que transportan a una o dos personas. Por lo tanto, el desperdicio de energía, sea cual sea la fuente de energía de este modo de transporte, es un enorme desperdicio de energía", dice Andrés a Brasil de Fato.

El profesor de la UFMG evalúa el auto eléctrico como una "falsa solución" que sólo interesa a la industria del sector y que ocupa un espacio vital en las ciudades.

"Todo este espacio [ocupado por el coche], además de ser esencial para la vida urbana, es ahora cada vez más esencial para la vida de las ciudades en un contexto de crisis climática. En los centros urbanos, los impactos de la crisis climática son dobles: por un lado, las inundaciones y las riadas, y por otro, las islas de calor. Por mucho calor que haga, necesitamos más árboles, más verde en la ciudad. Para el problema del exceso de lluvia, necesitamos absorber el agua de lluvia, necesitamos espacio urbano y distribución en el territorio", dice el urbanista.

Una transición energética que no se enfrenta a los verdaderos problemas de nuestro tiempo es lo que Bruno Fornillo, doctor en geopolítica e investigador de los recursos naturales en Sudamérica, identifica como "capitalismo verde".

"Estas propuestas reciclan la crisis constante del capital porque así funciona: parasitando las ideas que se gestan en las fuerzas más activas y creativas de la sociedad civil, se las apropia y las mercantiliza. Por eso, hoy en día, el mercado se está volviendo "verde"", señala Fornillo.

Diferentes modelos

Ya no podemos, entonces, hablar simplemente de una "transición energética". Existe, por un lado, lo que los sectores activistas observan como la diferencia fundamental entre la transición energética corporativa y, por otro, la transición energética popular.

"La transición energética corporativa es la dominante, donde las empresas y los organismos multilaterales utilizan la sostenibilidad de forma ideológica y ocultan lo que en realidad es un control y dominio del comando corporativo de la transición. Así, la transición corporativa no ataca las causas que conducen a la crisis ambiental y a la desigualdad en la distribución de los recursos naturales", explica Fornillo.

En cambio, la transición popular se reduce a cinco puntos principales relacionados con la energía: desmercantilización, descentralización, desconcentración, democratización y despatriarcalización. "Las energías renovables atacan directamente el predominio corporativo, ya que pueden ser gestadas por una producción popular y social", destaca Fornillo.

Nueva energía, vieja minería

El gran dilema del modelo empresarial, base de la COP26, es que la salida de una sociedad basada en los combustibles fósiles parece recaer, de nuevo, en el viejo modelo extractivista.

En América Latina, las zonas de reserva de litio ya identificadas han abierto sus puertas a las empresas extractivistas desde hace más de 20 años, como afirma el geógrafo Joaquín Deon, de la Universidad de Córdoba.

"La producción de litio parece nueva, pero ya lleva varias décadas en marcha. La estrategia de obtención de sal para el consumo doméstico fue la que se empezó a analizar para obtener un metal no tan convencional, ya que la sal no se acumula en la superficie. Por lo tanto, hay que someterla a un proceso de tratamiento con enormes cantidades de agua y la adición de productos químicos", explica. "En este proceso , el agua resultante no es adecuada para el desarrollo de la vida en estos ecosistemas".

Debido al alto volumen de agua del proceso, en 2019, Chile enfrentó la mayor sequía en más de 60 años y el incidente disminuyó la productividad de sus minas.

Además, una explotación minera de litio media evapora unos 10 millones de metros cúbicos de agua al año, lo que equivale al consumo de una ciudad de 70.000 habitantes, según señaló la experta en electroquímica Verónica Flexer a Tierra Viva.

El valor del litio está en auge y la continua exploración de nuevas fuentes del mineral ha aumentado considerablemente las reservas mundiales estimadas del mineral: de los 14 millones de toneladas identificadas en 2018, hoy esa cifra asciende a 21 millones de toneladas, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

Australia lidera actualmente el ranking de extracción de mineral, y China es su principal comprador. El país asiático lidera toda la cadena de producción de baterías de litio y otros minerales estratégicos.

"China domina toda la cadena de producción y produce actualmente el 43% de los coches eléctricos", afirma Fornillo. "Todo su desarrollo se centra en la cuestión energética. La gran noticia reciente fue el anuncio del gobierno de China, el país que más gases de efecto invernadero emite, de descarbonizar su economía para 2060".

La atención de los interesados en la exploración del litio, y en particular de las industrias chinas, está en América Latina. Sólo el llamado Triángulo del Litio, formado por Argentina, Chile y Bolivia, concentra el 68% de las principales reservas mundiales de litio en salares, más fáciles de explotar y más rentables económicamente.

En este escenario de crisis sanitaria, económica y medioambiental, la búsqueda de recursos sitúa a la región en un lugar de destaque. Aparecen en el horizonte nuevos proyectos y acuerdos internacionales para la región, algunos incluso anunciados durante la COP26, como la inversión de 8.400 millones de dólares de Australia en hidrógeno verde en Argentina.

Pero las metas sólo podrán avanzar en el objetivo de reducir no sólo las emisiones de gases, sino también de frenar las violaciones de los derechos humanos, cuando las poblaciones sean actores activos en las decisiones, dice el geógrafo argentino Deon. "Los impactos pueden ser gravísimos si no se facilita la participación vinculante de las comunidades locales y si no se respetan los territorios locales que piden que esos usos de "desarrollo sustentable" - así, entre comillas – no vuelvan insustentables los territorios de las comunidades locales."

Edición: Arturo Hartmann

https://www.brasildefato.com.br/2021/11/12/la-apuesta-de-la-cop26-el-litio-y-los-autos-electricos-pueden-ser-una-falsa-solucion-climatica

55