BUSCAR en www.olca.cl


- Costa Rica:

20 de Noviembre de 2013

Comunidades afectadas por piñeras toman agua de cisterna desde hace ocho años


El caso de las piñeras es un ejemplo de la falta de gobernabilidad en Costa Rica, después de que comunidades lleven 8 años tomando agua con cisterna, a pesar de múltiples fallos de la Sala IV y del Tribunal Ambiental Administrativo (TAA).

Así lo categorizó el consultor en Derecho ambiental, Mario Peña, en el Foro: El monocultivo de piña en Costa Rica y su posible repercusión en los sistemas hídricos, organizado por el Tribunal Latinoamericano del Agua.

En el país existen diversas entidades que tienen responsabilidad sobre el tema de agua, como el INVU, DRH, MINAE, SETENA, MINSA, MAG, y según el Centro de Derecho Ambiental y de Recursos Naturales (CEDARENA), aproximadamente 110 legislaciones al respecto.

Peña señaló como Costa Rica cuenta con un 90% acceso pero, solamente un 3% de saneamiento. Y como a escala país contamos con restos como garantizar acceso físico y económico, control de enfermedades, saneamiento, calidad y cantidad, acceso a poblaciones vulnerables.

Ante abundantes casos de perforación y aprovechamiento sin concesión, contaminación, drenaje, lleno o eliminación de humedales, aprovechamiento ilegal, desvío u obstrucción de calles, Peña se cuestionó ¿cuántos piñeros están pagando por sus responsabilidades?

La contaminación del agua y la invasión de áreas protegidas y sus recursos hídricos son las dos causas principales de denuncia sobre abusos por parte de empresas piñeras contra nuestras fuentes de agua, presentadas ante la Dirección Nacional de Aguas, destacó la representante de ésta Dirección del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), Esmeralda Vargas.

Existen 52 empresas denunciadas y 72 infracciones, 30% por contaminación agua y 35% por invasión área de protección.

Poco tratamiento de agua, falta de infraestructura, controles estatales débiles, uso legal del recurso hídrico, falta de mecanismos de control son algunos de los factores negativos que condicionan dicha situación, contaminación difusa, el hecho de que los manuales de cumplimiento agrícola no sean obligatorios, señaló Vargas.

Actualmente, se impulsa el Sistema Integrada de Trámite y Atención de Denuncias Ambientales (SITADA) que busca la reducción del escurrimiento de plaguicidas al Mar Caribe y el mantenimiento de una Plataforma Nacional de producción responsable de piña.

Para el director de Cuencas Hidrográficos, de Acueductos y Alcantarillados (AyA), Moisés Bermúdez, un año después de que inician las siembras de piña, en 1996, Acueductos hace recomendaciones sobre la posibilidad de contaminación a la municipalidad de Siquirres, y a pesar de eso el gobierno local procede con el cambio de uso de suelo.

Posteriormente, en el 2007 se realizan investigaciones sobre río Peje y Desierto, y se determinan las zonas de recarga y de producción de los acuíferos. Y se destacan las peligrosas variaciones en los canales de drenaje producen todo un nuevo sistema de escorrentía, las propiedades del bromasil y el mayor patrón de infiltración.

Empeorada la situación anterior, por la ubicación de las siembras en la zona de mayor recarga del acuífero principal.

Según el representante del Ministerio de Salud (MINSA), Armando Moreira, según la ley 5305 General de salud, todo abasto de agua potable, queda sujeto al MINSA.

Por el caso de Siquirres del 2007, en el 2008 se creó comisión para tratar el tema. Después en las resoluciones de mayo 2009, la Sala Constitucional ordenó aplicar medidas inmediatas de saneamiento de agua, a las entidades encargadas, dentro de ellas a MINAE, MAG, AyA, MINSA.

En ese mismo año, se propuso la creación de un decreto prohibición para el registro y uso de productos que contengan ingrediente activo grado técnico o productos formulados del plaguicida Bromacil y su sal de litio, firmado jerarcas MS, MINAE, MAG pero, no se concretó se publicación oficial.

La reactivación de ésta comisión se dio febrero de este año, y se da seguimiento las obras que realiza el AyA para la construcción de los acueductos de: Milano y el sistema integrado de Cairo-Francia, Luisiana u otros, como la adquisición de terrenos para la comunidad de Milano.

Intereses encontrados con modelos de desarrollo que se ha planteado el país, obstáculos de priorización de acción y toma de decisiones de las investigaciones que se realizan, cuestión de sesgo con respecto a la relevancia que se le da a las situaciones sobre su área de ubicación, son algunos de los motivos que permiten que éstas vulnerabilidades de las comunidades afectadas por la producción piñera continúen.

Los jueces del Tribunal del Agua destacaron la posibilidad de llevar la siembra de la piña en Costa Rica a un juicio internacional.

Por Oriana Ortiz Vindas

http://www.elpais.cr/frontend/noticia_detalle/1/88137

687