BUSCAR en www.olca.cl


- Internacional - Rusia:

12 de Abril de 2013

El futuro incierto del gas de esquisto


Los próximos treinta años pueden justamente considerarse la "era del gas" del mercado energético global.

- Según los expertos, en esta situación, Rusia debe adoptar una estrategia multivector para no perderse ninguna de las opciones existentes.

- Se trata de la llamada revolución del gas de esquisto, o sea, el auge de la producción de gas y petróleo de esquisto. La tecnología no es nada nueva, pero requiere un uso considerable de recursos técnicos, naturales y financieros. Se ha hecho rentable solo últimamente, a la par que el aumento de precio de los hidrocarburos producidos de manera tradicional.

Un número importante de expertos son optimistas. Según sus estimaciones, la extracción de gas y petróleo de esquisto puede aumentar notablemente en el mercado mundial, para el año 2040. Los pesimistas no descartan la posibilidad de un escenario de "fracaso de esquisto" que significa una reducción de gas y petróleo extraídos de esquisto. Los motivos para la duda pueden encontrarse en la misma tecnología. Por ejemplo, se alcanza la máxima extracción durante los dos próximos años, disminuyendo luego la producción del pozo que no llega a recuperarse. Por lo tanto, siempre se necesitarían nuevos pozos, abandonándolos después para otros más nuevos y, así, hasta el infinito.

El director del Instituto Energético Nacional de Rusia, Serguéi Pravosúdov, dice:

–El problema es que la productividad del pozo cae muy rápido. Es decir, después de la fractura hidráulica y de uno a dos años, la extracción de gas disminuye un 70-80 %. Por eso siempre hay que seguir perforando, haciendo explotar enormes estratos subterráneos. Lo cual causa terremotos que afectan a la población local. EEUU por el momento resuelve el problema extrayendo el gas de esquisto en zonas escasamente pobladas. Sin embargo, aumentando la escala habrá más problemas ambientales. El suelo se convierte en tierra quemada, parecido al paisaje lunar. Pocas personas estarían de acuerdo con eso.

Otro argumento en contra es la influencia negativa de las tecnologías de esquisto en el ambiente de la región. Según los informes ambientales, la extracción de gas de esquisto contamina notablemente las aguas subterráneas con tolueno, benceno, xileno, etilbenceno, arsénico y otras sustancias tóxicas. Dice el director del programa energético de Greenpeace Rusia, Vladímir Chuprov:

–Bien se sabe que en primer lugar una de las consecuencias negativas de la extracción de gas de esquisto es la contaminación de las aguas subterráneas. Es una tecnología de fracturación hidráulica, al bombear líquidos altamente tóxicos en el subsuelo. Como resultado, los líquidos llenan los poros desplazando el gas y exprimiéndolo al pozo. Al mismo tiempo, dichos líquidos contaminan las aguas subterráneas. Eso es lo primero. Lo segundo es que debido a la fractura hidráulica, una parte del gas en el suelo no llega al pozo sino que penetra en la atmósfera aumentando el efecto invernadero. Según ciertas estimaciones, la producción de gas de esquisto es comparable con la minería de carbón en lo que se refiere a su influencia negativa en el medio ambiente. Son las dos razones por las cuales los científicos se oponen al gas de esquisto.

El coste del gas de esquisto no solo supera el valor de la extracción tradicional, sino también el precio de venta de gas. Por ahora, los estadounidenses tratan de no llamar la atención pública sobre este hecho. Pero es dudoso que su economía pueda resistir mucho tiempo este desequilibrio. Según Serguéi Pravosúdov:

–Ahora el gas de esquisto se vende en EEUU por debajo de su coste real. Su coste real es de ciento cincuenta a ciento ochenta dólares por mil metros cúbicos. Y lo venden a cien dólares por mil metros cúbicos. Por eso las empresas han reducido drásticamente la perforación de gas de esquisto. A finales del año, creo que veremos un colapso en picado de la extracción de gas de esquisto. Hace tres o cuatro años había mil cuatrocientos pozos de gas de esquisto en activo y ahora son menos de cuatrocientos en marzo de este año. Europa no tiene ni un solo pozo productivo de gas de esquisto. Tal vez encuentre algo más digno. Pero no hay nada por el momento.

Hay una opinión claramente competente de que, en la realidad, el gas de esquisto no tendrá un impacto importante en el mercado europeo. Pero no es motivo para tranquilizarse. Los próximos diez o quince años serán un período de prueba para Rusia. Es difícil que se pueda seguir vendiendo gas al precio de antes. La única salida es un cálculo exacto de la eficiencia económica de los proyectos de petróleo y gas y una evaluación correcta de los posibles riesgos. No obstante, muchos expertos confían en que, dentro de treinta años, Rusia seguirá siendo el protagonista de este mercado y el mayor exportador de hidrocarburos del mundo.

bv/kg/sm
Serguei Dúz

http://spanish.ruvr.ru/2013_04_12/gas-de-esquisto-mercado-extraccion-economia/

603