BUSCAR en www.olca.cl


- Costa Rica:

22 de Marzo de 2014

En Playa Potrero celebran el Día Mundial del Agua con resistencia comunal


La lucha contra apropiación del agua por parte de la empresa estatal Acueductos y Alcantarillados (AyA), en Playa Potrero, Guanacaste, marca la celebración del Día Mundial del Agua en esa comunidad del Pacífico de Costa Rica.

La comunidad de Potrero brinda una lucha que trasciende lo político, judicial y mediático, y se ha apuntado logros en la calle y en los estrados, gracias a que la eliminación de una orden irracional, de un juez penal, para que funcionarios AyA se apropiaran de su acueducto rural (ASADA), que construyeron durante años con su esfuerzo y dinero.

Este sábado, desde las 8:30 y hasta las 4 de la tarde, en el Salón Comunal, la ASADA de Playa Potrero expondrá videos, conferencias y música en vivo. Entre las 11:30 am a 12:45 tendrán comida comunal compartida.

A partir de la 1 pm tendrán una mesa redonda, transmitida por Internet en vivo, con el tema: "Agua en Guanacaste. Contradicciones y Desafíos". Los organizadores invitaron a Yessenia Calderón, presidente Ejecutiva del AYA, pero no confirmó su participación. La transmisión se podrá seguir por medio de: http://201.195.239.28/asadapotrero.

El Conflicto

De acuerdo con el legislador del Partido Acción Ciudadana (PAC), Claudio Monge, intereses vinculados con Casa Presidencial pretenden construir dos grandes condominios en Playa Potrero, pero no cuentan con agua.

Sin embargo, debido a un conflicto por racionamiento de agua en verano, una vecina pidió a la Sala Constitucional que fuera AyA quien le resolviera el problema, pero los magistrados fueron más allá de la petición y ordenaron a dicha empresa estatal intervenir la ASADA.

Posteriormente, abogados de AyA solicitaron a un Fiscal de Santa Cruz, Guanacaste, que gestionara ante un juez penal la supuesta desobediencia a la Sala, y por ello, sin seguir el debido proceso, el 7 de enero anterior, ordenó intervenir dicha asociación.

Sin embargo, cuando los funcionarios de AyA pretendían ocupar los pozos y las oficinas, los vecinos se movilizaron e impidieron la acción, respaldada por la Fuerza Pública.

Posteriormente, bajo las sombras de la noche, intentaron nuevamente ocupar las instalaciones, pero también fueron repelidos por los vecinos, quienes vigilan 24 horas sus pozos.

Por otra parte, el 17 de marzo, la ASADA logró que el Tribunal Penal de Guanacaste, Sede Santa Cruz, en el voto 57-2014 haya declarado “ineficaz” la resolución de un juez que permitió el allanamiento de las oficinas y la apropiación de los pozos de agua de dicha organización comunal.

“Cuando de ineficacia se trata, AyA sabe mucho de eso, es porque todo lo que haya nacido de esa resolución es nulo, incluyendo las actuaciones y la resolución misma”, declaró a Elpais.cr el abogado de la ASADA de Potrero, James Siu.

Siu aseguró que “dicha resolución demuestra que las actuaciones del AyA se encuentran viciadas de irregularidades e ilegalidades. Además, que por medio de artimañas legales logran convencer a autoridades judiciales en reafirmar los más malsanos e ilegales propósitos”.

La resolución indicó que en la denuncia de los abogados de AyA, “no se indica que dichos funcionarios (de la ASADA) estén realizando acciones tendientes a dañar los bienes de dicho acueducto o bien que se esté poniendo en peligro la salud de habitantes de dicho lugar, como para proceder de la forma en la cual se realizó”.

Además, justifica que “por lo expuesto se acoge el recurso de apelación planteado, se declara ineficaz la resolución de las nueve horas del siete de febrero del año dos mil catorce, que ordenó como medida cautelar atípica entregar la administración del servicio de acueductos de la comunidad de Playa Potrero al Instituto Costarricense de acueductos y Alcantarillados".

El presidente de la ASADA de Playa Potrero, Leonel Duarte Caravaca, dijo que el procedimiento realizado para ordenar la apropiación del Acueducto, por parte de funcionarios de AyA, fue irregular por la velocidad del mismo, ya que fue decidida en menos de cuarenta y ocho horas de interpuesta la denuncia.

Además, indicó en la apelación que nunca se le llamó al proceso para hacer valer los derechos de la comunidad, sino que se practicó la diligencia de puesta en posesión sin el debido proceso, ya que nunca se le comunicó de la causa en su contra.

Larga pelea

Tanto dirigentes de la ASADA como pobladores apuntan que la lucha por el agua será una larga jornada, ya que la presión de los desarrolladores inmobiliarios y turísticos no solo quieren el agua, sino la tierra.

Con ellos, coincide el experto en turismo comunitario y periodista español, Ernest Cañada, quien sostiene que la introducción de la actividad turística genera la pérdida del acceso a los recursos naturales básicos (tierra, agua, alimentación) y de la territorialidad. Esto comporta una conflictividad ante el proceso de desposesión”.

Según Cañada, de la organización española Alba Sud, entre los desarrolladores existe una actitud predominante de destrucción de la naturaleza, irrespeto a las leyes ecológicas y a las leyes laborales de los países donde se invierte.

Advierte también que otro nivel de conflictividad surge cuando se pone en marcha la actividad turística y se genera un impacto destructivo desmesurado. “En ese caso, no solamente puede haber una reacción de la comunidad desposeída, sino también de otros actores involucrados (organizaciones sociales, vecinos y algunas autoridades locales) que tratan de poner un freno, un mecanismo de regulación, ante los abusos que genera la urbanización turística”.

Por otro lado, resalta que la presión impuesta por la industria turística para desregular las legislaciones y las políticas nacionales, representa otro escenario de conflicto.

“Tiene que ver con la legislación, con el cambio de política fiscal, el acceso a costas, entre otros. Desde que en 1996 se dio la Declaración de Montelimar (Nicaragua), hay una presión constante de la industria turística para imponer sus reglas”.

Con esa Declaración, los gobiernos centroamericanos acordaron que el turismo era un sector estratégico e impulsaron la promoción intrarregional, la comercialización de paquetes turísticos, la creación de legislación y políticas e incentivos a la inversión extranjera y la cooperación con el sector privado. Ante esta decisión, algunos sectores trataron de resistir generando un nuevo escenario de conflictividad.

Otro ámbito de conflicto tiene que ver con la des-homogeneidad del capital turístico. “No siempre tiene los mismos intereses y se generan contradicciones internas. En este caso, la explotación de la actividad turística conlleva puntos de contradicción intra-empresarial, generando el desplazamiento del pequeño y mediano empresario frente al gran capital turístico nacional, regional o internacional.

Y esta situación, mencionada por Cañada, está presente en Playa Potrero y otras comunidades vecinas como Brasilito.

Redacción, 22 Mar (elpais.cr)

http://elpais.cr/frontend/noticia_detalle/1/90932

980