- Argentina:

28 de Septiembre de 2014

Organizaciones sociales repudian las patentes sobre semillas y llaman a la resistencia

En otra jornada de lucha mundial contra Monsanto y el sistema de los agronegocios con transgénicos y agrotóxicos, organizaciones sociales del litoral firmaron este jueves una declaración titulada “La patente sobre semillas es ilegítima, los pueblos deben resistencia al tirano”, se informó a AIM.

- Soberanía alimentaria, la semilla para los productores.

Con la firma de las agrupaciones Junta Abya Yala por los Pueblos Libres y Programa de Extensión “Por una nueva economía, humana y sustentable” de la carrera de Comunicación Social, de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Uner), el documento, enviado a esta Agencia, repudia las patentes sobre las semillas y sostiene que son “una declaración de guerra del capital a los pueblos y a la libertad”.

A continuación, el documento completo firmado en Paraná:

La patente sobre semillas es ilegítima, los pueblos deben resistencia al tirano. Frente a la nueva arremetida de las multinacionales para profundizar el ordenamiento de la producción de alimentos de acuerdo a sus mezquinos intereses, ratificamos que toda patente sobre semillas es una violación, y que los pueblos tienen derecho a la resistencia frente a una pretendida apropiación.

Hemos sido atropellados por el capital financiero mundial, las multinacionales y sus socios y seguidores en el país. Cada día queda menos margen para la vida comunitaria en armonía, y ese es el resultado de un sistema que tiene como paradigma a Monsanto y sus socios. Un sistema enemigo de la vida que ya está instalado, y que los gobiernos deben revertir, jamás acentuar como lo están haciendo.

Estamos ante nuevas maneras de extender el colonialismo con la reducción de las mayorías a la servidumbre, el desprecio de la biodiversidad, el retaceo de semillas y la aplicación de la usura patentando la vida, luego de introducir cambios genéticos con una soberbia que es propia de los patrones del régimen.
Como respuesta, las organizaciones sociales nos vemos en la obligación de estudiar para tomar conciencia. El conocimiento y la amistad de los pueblos son nuestras fuentes.

De allí derivarán los planes para la independencia, y esa independencia exige la expulsión del capital financiero, la erradicación de la usura.
Cualquier persona que siembre tiene derecho a usar semillas de su producción, intercambiarlas, regalarlas, y a cultivar sin riesgos de que los transgénicos modifiquen los ciclos biológicos y contaminen la naturaleza.

Este sistema implantado con el solo interés del lucro es el fruto de la modernidad esclavizadora, genocida. Nosotros somos hoy los indios, los negros, los gauchos, la barbarie. Las multinacionales, los estados que las apañan y sus socios vernáculos traen zozobra y muerte, en las antípodas de José Artigas que devolvió tierra y dignidad a los indios, los negros, los gauchos, esperanzas a los que el régimen llama barbarie.

El genocidio del Abya Yala sigue vigente por distintos medios. Hoy se expresa en los transgénicos y el riego con cocteles de químicos que atentan contra la salud, ante la mirada cómplice de empresarios, políticos y profesionales ligados al negocio.
Sufrimos un éxodo lacerante, y el capital llega en el siglo XXI a devorar lo poco que va quedando tras cinco siglos de saqueos.

Los legisladores no están autorizados por los pueblos a acompañar los desmanes del gran capital, las patentes sobre las semillas no tienen licencia social, y las leyes contra la vida demuestran que los legisladores no representan hoy más que sus intereses y los de sus opulentos socios del sistema.

Hace casi dos años firmamos con numerosas organizaciones del litoral argentino un documento en defensa del maíz y la vida. Allí declaramos al maíz (Zea mays) semilla venerable e inviolable de Abya Yala y el planeta, alimento sustancial de la especie humana, y advertimos que desconocemos toda patente privada o propiedad intelectual sobre la semilla o la planta del maíz. Repudiamos las patentes. A las semillas no las fabrican los ricos, son de la naturaleza, y hay miles de años de trabajo e ingenio humano puestos en algunos cultivos. No estamos dispuestos a entregar la soberanía. Nadie, absolutamente nadie es propietario de la genética de una semilla.
Focalizamos un cultivo milenario, símbolo entre los alimentos del Abya Yala, pero hicimos extensivas nuestras prevenciones por todas las especies.

En estos días de setiembre de 2014 acompañamos otro documento, junto a entidades hermanas, titulado “no nos patenten la vida”. Allí sostenemos que no hay nada que negociar con la invasión colonial, no hay coexistencia posible.

La producción a gran escala con químicos y transgénicos, el patentamiento de semillas y las exigencias de regalías a los que sembramos son las armas de un ataque neocolonial que no da lugar a la vida familiar, a las chacras, a la producción orgánica de los campesinos, a los conocimientos milenarios, a la alimentación sana.

Las patentes sobre las semillas son una declaración de guerra del capital a los pueblos y a la libertad. Tomamos nota. Detrás de estos proyectos para apropiarse de la vida hay un tirano que se llama capital financiero. Los legisladores están obligados a actuar contra ese tirano y contra todo avasallamiento.

Nuestros reclamos deben ser entendidos como reafirmación de la libertad de las semillas, del derecho a cultivar la tierra. Somos muchos los que abrimos los ojos ante la prepotencia de los imperialismos que se disputan nuestro suelo, y de la metrópolis unitaria mitre-roquista.

Ante el despotismo rescatamos como arma invencible la sensatez de nuestras luchas.
La tierra no es del hombre, el hombre es de la tierra. No hay derecho legítimo a romper, llevados de ilusiones pasajeras, nuestra honda pertenencia al paisaje y nuestra solidaridad con los pueblos y demás seres vivos de mañana, en todas las latitudes. La unidad de los pueblos del Abya Yala y el mundo nos hará libres.

Agencia InterMedia (AIM)

http://tiny.cc/67zymx

1123



.





Organizaciones sociales repudian las patentes sobre semillas y llaman a la resistencia

Transgénicos / Soberanía alimentaria / Comunidades /

Argentina - Transgénicos

Monsanto puso a la venta su terreno y se desactiva el proyecto en Malvinas Argentinas (25/08/2016)

Monsanto en retirada: el abajo que se mueve (08/08/2016)

Investigadores argentinos encuentran glifosato en la cuenca del río Paraná (22/07/2016)

Justicia ordenó suspender programa "Mi Escuela Saludable" operado por Monsanto, Coca Cola y otras empresas similares (02/06/2016)

Comunidad rechaza el programa "Mi Escuela Saludable", impulsado por Monsanto, Coca Cola y otras transnacionales (09/05/2016)

Veinte años de soja al cuello: Hace dos décadas Menem autorizaba el ingreso de la transgénica (25/03/2016)

Productores argentinos protestan contra Monsanto en medio de disputa por derechos de semillas de soja (04/03/2016)

Médicos argentinos y brasileños identifican a un plaguicida como potencial causa de microcefalia atribuida a Dengue-Zika (03/02/2016)

Ecólogos: “El avance de la soja sobre los humedales es un peligro” (16/08/2015)

Un estudio detectó la presencia del herbicida glifosato en la orina de las personas (18/07/2015)

Aumenta rechazo a pesticida cancerígeno producido por Monsanto, Syngenta, Basf, Bayer, Dupont y Dow (11/05/2015)

Avia Terai, un pueblo argentino que vive rodeado de veneno debido a los cultivos transgénicos (09/05/2015)

30.000 médicos y profesionales exigieron la prohibición del glifosato (08/04/2015)

Médicos piden eliminar el glifosato tras una resolución de la OMS (07/04/2015)

Médicos ligan el cáncer de un pueblo argentino a los agroquímicos (06/04/2015)

Daño genético y glifosato (06/10/2014)

Organizaciones sociales celebraran en Córdoba el freno a Monsanto (19/09/2014)

Lanzan campaña contra la privatización de las semillas en Argentina: No nos patenten la vida (04/09/2014)

Denuncian a Monsanto en Argentina por "abuso de posición dominante" (01/09/2014)

NO a la nueva Ley "Monsanto" de Semillas en Argentina (20/08/2014)

Malvinas Argentinas, el barrio que frenó los planes de la Monsanto (14/08/2014)

Se publica el Libro "Envenenados: una bomba química nos extermina en silencio" (10/08/2014)

Brutal represión en la protesta contra la ley Monsanto en Córdoba (12/06/2014)

Detectan plaguicidas en la sangre de vecinos de Malvinas Argentinas, Córdoba (14/05/2014)


Ver más:
Transgénicos / Soberanía alimentaria / Comunidades /