BUSCAR en www.olca.cl


- Chile:

22 de Diciembre de 2011

Ante anuncio de cierre del Vertedero Boyeco: Exigen seriedad y responsabilidad al Gobierno


El Grupo de Trabajo por Derechos Colectivos calificó de volátiles, ambiguas y populistas los anuncios desde la Seremi del Medio ambiente y del gobierno sobre cierre del vertedero de Boyeco en 5 años y emplazó a asumir con responsabilidad y sensatez el delicado tema y conminó a que en vez de palabras se definan acciones concretas y serias para generar un verdadero y profundo cambio en las políticas públicas sobre recintos y tratamientos de residuos sólidos en la región, que involucre respeto a las personas, a las comunidades y ecosistemas, con proyectos sustentables y ordenados territorialmente.

Ante los recientes anuncios del Gobierno Regional sobre un supuesto inicio del cierre del basural de Temuco en Boyeco, el Grupo de Trabajo por Derechos Colectivos señala lo siguiente:

- Es un deber tener que opinar al respecto sobre una noticia que por años han anhelado comunidades directamente afectadas y organizaciones respetuosas de los derechos humanos y el medio ambiente, que se refiere al inicio de un camino concreto y real de esperanza para revertir el actual racismo y discriminación socio ambiental que tanto daño ha causado en la Región de la Araucanía, como es el funcionamiento de basurales descontrolados en tierras Mapuche, como el de Boyeco y que desde hace muchos años ha significado el desentendimiento, indiferencia y la negación de diversas autoridades públicas.

- Ante esto y frente al anuncio del Gobierno regional a través de la SEREMI del Medio Ambiente y de gobierno sobre el proceso de cierre del vertedero de Boyeco en 5 años y una nueva política de reciclaje, consideramos que son menciones volátiles, ambiguas y populistas, primero, porque no es serio ni responsable hacer un anuncio público cuando ni siquiera se ha presentado al sistema de evaluación de impacto ambiental un nuevo recinto con características de “Relleno Sanitario” para la comuna de Temuco, asimismo, porque el anuncio de concreción se hace fuera del plazo de vigencia del actual gobierno y, también, porque no se han hecho las debidas diligencias para coordinar una eficiente política de re ordenamiento territorial en estas materias, donde se hace indispensable el involucramiento activo e integral de instituciones públicas nacionales, con diversos servicios competentes y municipios y que involucre además, medidas de tratamiento, reparaciones e iniciativas efectivas sobre disminución real de recintos y de residuos en la región.

- No es concebible que se siga manoseando los anhelos y sueños de muchas familias que han sido víctimas de una herencia oscura y despiadada por actos irresponsables e irregulares y que además, se han hecho en pacto y complicidad coludida por sectores de la concertación y de la Alianza por Chile. Recordamos que no es primera vez que autoridades hacen anuncios demagógicos sobre el cierre del vertedero de Boyeco.

- La dignidad de esas numerosas personas que han tenido que vivir al lado de la basura, de la contaminación y destrucción de sus espacios de vida debe ser una urgente prioridad, quienes además han tenido que cargar por todos estos años con el pisoteo, la imposición, el estigma, las enfermedades, la negación y el abandono por parte de todo el aparato público del estado chileno, independiente de quién esté gobernando, ya sea en términos locales, regional o nacional.

- Sobre esto último, considerando que la mayor cantidad de depósito de basura en la región es la que genera Temuco, pero no es posible ver la situación de Boyeco como una situación aislada. Cabe mencionar que un 20 % de la superficie de la llamada Novena Región está en posesión Mapuche. Un 26 % de la población regional es Mapuche, con un devenir histórico de desplazamiento, migración, usurpación, reduccionamiento y discriminación y hoy, en esas pocas tierras el 70 % aproximado de los recintos de vertederos se ubican en suelo Mapuche. Son más de 50 las comunidades que están directamente sufriendo los embates de descontrolados y nocivos recintos de basura, lo que involucraría a unas 700 familias, que en relación a personas, ascendería a más de 3.000 directamente afectadas. A esto, se debe agregar la situación de una importante cantidad de campesinos chilenos de escasos recursos, que en el universo regional, correspondería al 30 % aproximado del total de los afectados

- Por lo señalado, se exige sensatez frente a los anuncios y más que palabras a los medios de comunicación y la opinión pública se debe asumir acciones serias para generar un verdadero y profundo cambio en las políticas públicas sobre recintos y tratamientos de residuos sólidos, que involucre respeto a las personas, a los pueblos, sus comunidades y ecosistemas, con proyectos sustentables y ordenados territorialmente.

- Si Temuco y otras comunas y la región entera se convierten en un modelo, todos habremos ganado, devolviendo muchas dignidades y condiciones atropelladas, siendo a su vez la gestación de una nueva historia que elimina el racismo en ese sentido. Estas prioridades, deben ser parte de las responsabilidades que debe asumir todo individuo que pretenda arrogarse representaciones en cargos públicos. ¿Su solución? solo depende de las voluntades concientes y de las capacidades de quienes tienen la obligación de resolver, más aún cuando el camino está trazado para facilitar el avance y lo han marcado las propias comunidades y organizaciones sociales desde hace bastante tiempo a través de las reiteradas denuncias, acciones y propuestas de soluciones.

Alfredo Seguel

Coordinación Grupo de Trabajo por Derechos Colectivos

http://www.mapuexpress.net/?act=news&id=7986

1207