BUSCAR en www.olca.cl


- Bélgica:
El fuerte rechazo social en la mayoría de Estados miembros de la UE la ha hecho desistir

17 de Enero de 2012

Empresa química BASF renuncia a desarrollar y comercializar transgénicos en Europa


La empresa química alemana BASF ha anunciado que renuncia a desarrollar y comercializar en Europa organismos genéticamente modificados, entre ellos la polémica patata transgénica Amflora, debido al fuerte rechazo social en la mayoría de Estados miembros y concentrará sus actividades de biotecnología vegetal en América del Norte y del Sur y en Asia.

"Estamos convencidos de que la biotecnología vegetal es una tecnología clave para el siglo XXI. No obstante, todavía hay una falta de aceptación de esta tecnología en muchas partes de Europa -por parte de la mayoría de los consumidores, agricultores y políticos", ha dicho el responsable en BASF de este departamento, Stefan Marcinowski.


"Por ello, no tiene sentido empresarialmente continuar invirtiendo en productos para el cultivo exclusivo en este mercado. Nos concentraremos en los atractivos mercados para la biotecnología vegetal de América del Norte y del Sur y del creciente mercado en Asia", ha señalado.

La UE autorizó el año pasado, pese a la polémica y el amplio rechazo social en la mayoría de Estados miembros, el cultivo en territorio comunitario de la patata transgénica Amflora.

BASF ha anunciado que detendrá su producción y comercialización. "BASF admite que los europeos no quieren transgénicos y por buenas razones", se ha felicitado el responsable de agricultura de Greenpeace, Marco Contiero, que ha destacado su posible impacto en la salud y el medioambiente.

"Los europeos no están solos en su rechazo a los alimentos genéticamente modificados. La retirada de BASF a América sigue a una serie de derrotas para la industria en los dos últimos años en China, India, Filipinas, Tailandia y otros lugares. Alrededor del 90% de los alimentos transgénicos se cultivan en sólo 4 países de América", ha dicho Greenpeace.

"La decisión de BASF es un aviso para empresas como Monsanto, Syngenta o Bayer, que siguen presionando para introducir cultivos transgénicos en Europa. El ejemplo de BASF demuestra que forzar la voluntad de los consumidores y de la gran mayoría de agricultores, ni siquiera es rentable económicamente", afirmó David Sánchez, responsable de agricultura y alimentación de Amigos de la Tierra.

http://www.lavanguardia.com/medio-ambiente/20120117/54244528168/basf-renuncia-desarrollar-y-comercializar-transgenicos-europa.html

643