BUSCAR en www.olca.cl


- Internacional - Chile - China:

08 de Noviembre de 2021

Explotando el planeta hasta la muerte: La sucia verdad sobre las tecnologías limpias



(spiegel.de / ocmal.org) - El Sur pobre está siendo explotado para que el Norte rico pueda hacer la transición hacia la sostenibilidad ambiental. Se están destruyendo franjas enteras de tierra para asegurar los recursos necesarios para producir turbinas eólicas y células solares. ¿Hay alternativas?

Por Jens Glüsing, Simon Hage, Alexander Jung, Nils Klawitter y Stefan Schultz
Foto:[M]: Hedi Xandt; SABarton / Getty Images / Der Spiegel

Hay un sucio secreto escondido en cada aerogenerador. Pueden convertir el aire en movimiento de forma limpia y eficiente en electricidad, pero pocos saben mucho sobre de qué están hechos. Gran parte del material dentro de las turbinas eólicas es producto de brutales invasiones de nuestro mundo natural.

Cada unidad requiere cemento, arena, acero, zinc y aluminio. Y toneladas de cobre: para el generador, para la caja de cambios, para la estación de transformación y para los interminables hilos de cable. Se pueden encontrar alrededor de 67 toneladas de cobre en una turbina marina de tamaño mediano. Para extraer esta cantidad de cobre, los mineros tienen que mover casi 50.000 toneladas de tierra y roca, unas cinco veces el peso de la Torre Eiffel. El mineral se tritura, se muele, se riega y se lixivia. La conclusión: mucha naturaleza destruida por un poco de energía verde.

Una visita a la mina Los Pelambres en el norte de Chile proporciona una idea clara de las dimensiones involucradas. Es el hogar de uno de los depósitos de cobre más grandes del mundo, un cráter gris gigante a una altitud de 3.600 metros (11.800 pies). La tierra aquí está llena de minerales metalíferos. Poco menos del 2 por ciento de la producción mundial de cobre proviene de este único pozo.

Los camiones volquete, de 3500 caballos de fuerza, transportan cargas de varias toneladas por los caminos de las terrazas que bordean la mina. Los cantos rodados son transportados por una cinta transportadora casi 13 kilómetros (8 millas) hacia el valle, donde se extrae el cobre de la roca. Este procesamiento requiere enormes cantidades de electricidad y agua, un bien particularmente valioso en esta región árida.

El proyecto es operado por Antofagasta, una corporación minera chilena con sede en Londres que posee el 60 por ciento de la mina. La empresa construyó una central hidroeléctrica en 2013, casi exclusivamente para suministrar electricidad a Los Pelambres. Los agricultores protestaron contra él y han culpado al proyecto por la escasez de agua en la región.

Ahora, sin embargo, está previsto que la mina crezca aún más. La compañía está bombeando volúmenes adicionales de agua de mar desalada de la costa del Pacífico en todo el país. Los ejecutivos de la compañía esperan que esto les permita continuar operando la mina por algunos años más. Después de todo, se espera que la demanda mundial de cobre crezca enormemente, para cables de alimentación y motores eléctricos. Y para aerogeneradores.

«Estamos utilizando recursos del futuro para pagar el presente».
Investigador de recursos Mathis Wackernagel

Hay grandes esperanzas de que la tecnología verde se pueda utilizar para ayudar a salvar el clima, pero ese rescate también implica despojar al planeta de recursos preciosos. Y esta es la paradoja detrás de lo que es actualmente el proyecto más importante del mundo industrializado: la transición energética global. El dilema, que se está volviendo cada vez más evidente, también está en la mente de los aproximadamente 25.000 delegados en la Conferencia Mundial sobre el Clima que se está celebrando actualmente en Glasgow. Los depósitos en el sur pobre se están explotando para que el norte rico pueda hacer la transición hacia la sostenibilidad ambiental. Al menos a un estilo de vida que parezca sostenible. Mathis Wackernagel, un investigador de recursos que vive en California, lo describe como un desarrollo desastroso. «No hemos pensado bien en el futuro», dice.

Wackernagel, quien nació en Basilea, Suiza, en 1962, es una de las figuras más influyentes del movimiento ambientalista. Acuñó dos metáforas que han influido en el pensamiento sobre la sostenibilidad en todo el mundo.

Una es la idea de huella ambiental, que indica cuánta superficie terrestre y marítima se necesita para renovar los recursos que hemos consumido. Según los cálculos de Wackernagel, se necesitarían 1,75 Tierras para que el planeta se regenerara. Si todas las personas del planeta se comportaran tan derrochando como los habitantes de Alemania, se necesitarían casi tres Tierras.

El otro es el Día del Sobregiro de la Tierra, que marca el día de cada año en el que la humanidad ha utilizado tantos recursos como el planeta puede reponer en un año. Este año, ese día cayó el 29 de julio. Las dos metáforas sirven para subrayar el punto principal de Wackernagel: «Estamos usando los recursos del futuro para pagar el presente».

Se refiere al consumo diario de alrededor de 90 millones de barriles de petróleo crudo, al uso de la tierra para construcciones, carreteras o tierras cultivables, y también a la explotación de recursos minerales. Wackernagel dice que el presupuesto biológico es limitado y que los humanos deben decidir para qué quieren usarlo. Si lo usamos para extraer cobre, entonces, por ejemplo, no estará disponible para el cultivo de remolacha. Dice que es demasiado miope pensar que todo lo que tenemos que hacer para proteger el medio ambiente es recrear el mundo de combustibles fósiles con electricidad y cambiar el Jaguar de seis cilindros por el Tesla a batería.

Pocos son conscientes de este hecho ya que conducen su vehículo eléctrico, usan electricidad de energía eólica o solar, o tienen una instalación de almacenamiento de iones de litio en el sótano, lo que los hace sentir como pioneros en sustentabilidad. Muchos no se dan cuenta de lo extremadamente contaminante que es realmente la producción de materias primas a partir de las cuales se fabrican las tecnologías climáticas. ¿Quién sabía, por ejemplo, que se emiten 77 toneladas de dióxido de carbono durante la fabricación de una tonelada de neodimio, un metal de tierras raras que se utiliza en turbinas eólicas? En comparación: incluso la producción de una tonelada de acero solo emite alrededor de 1,9 toneladas de CO2.

Casi 50 años después de que la científica estadounidense Donella Meadows y sus compañeros de campaña advirtieran sobre «los límites del crecimiento» en su informe al Club de Roma, la sobreexplotación de la naturaleza está adquiriendo una nueva dimensión sorprendente. La demanda masiva de materiales ha sido continuamente la factor subestimado en todas las tecnologías que están destinadas a ayudar a hacer el mundo más sostenible. Las turbinas eólicas, los sistemas fotovoltaicos, los coches eléctricos, las baterías de iones de litio, las líneas eléctricas de alto voltaje y las pilas de combustible tienen una cosa en común: cantidades inconcebibles de los materiales se consumen en su producción.

En un parque solar de 1.000 por 1.000 metros, hay 11 toneladas de plata. Un solo Tesla Model S contiene tanto litio como alrededor de 10.000 teléfonos móviles. Un automóvil eléctrico requiere seis veces más materias primas críticas que un motor de combustión, principalmente cobre, grafito, cobalto y níquel para el sistema de baterías. Una turbina eólica terrestre contiene alrededor de nueve veces más de estas sustancias que una central eléctrica de gas de capacidad comparable.

Son las propiedades específicas que contienen las que hacen que estos metales sean tan deseables. El cobalto y el níquel aumentan la densidad de energía en una batería. El neodimio amplifica las fuerzas magnéticas en los aerogeneradores. El platino acelera los procesos en las pilas de combustible y el iridio hace lo mismo con los electrolizadores. La conductividad del cobre lo hace relevante en todas las instalaciones eléctricas. Alrededor de 150 millones de toneladas de cobre están instaladas en líneas eléctricas de todo el mundo. Y la humanidad está solo al comienzo de su transición energética.

Según los cálculos de la Agencia Internacional de Energía (AIE), la demanda mundial de materias primas críticas se cuadriplicará para 2040; en el caso del litio, se espera que la demanda sea 42 veces mayor. Según el director de la IEA, Fatih Birol, estos materiales se están convirtiendo en «componentes esenciales de un futuro sistema de energía global limpia».

A lo largo de su carrera profesional, Birol, que tiene un doctorado en economía energética, nunca ha tenido que lidiar con estos materiales hasta hace poco. Su área de enfoque siempre había sido el petróleo y el gas, primero como analista de la OPEP y luego, en la AIE, fundada en París en 1974 por los países consumidores en respuesta a la primera crisis del precio del petróleo. La crisis demostró dolorosamente a los gobiernos cuán dependientes se habían vuelto del goteo de unos pocos estados productores.

Casi medio siglo después, Birol ahora está observando cómo las naciones industrializadas están cayendo en una nueva dependencia, no del petróleo, sino de los metales. Y podría resultar aún más grave.

Muchos de estos productos básicos fundamentales provienen de un pequeño grupo de países. Indonesia y Filipinas controlan alrededor del 45 por ciento del suministro mundial de níquel. China suministra el 60 por ciento de los metales de tierras raras. El Congo es responsable de aproximadamente dos tercios de la producción de cobalto. Sudáfrica domina alrededor del 70 por ciento del mercado del platino.

La concentración geográfica es incluso más pronunciada que en el negocio del petróleo. La OPEP cubre solo el 35 por ciento del suministro mundial. En la minería, por otro lado, solo 10 países producen alrededor del 70 por ciento de las materias primas en valor.

La buena noticia es que, desde un punto de vista geológico, no hay escasez de metales. Incluso las tierras raras no son ni raras ni tierras. Tampoco son de ninguna manera exclusivos de China.

Por otro lado, la minería se está volviendo cada vez más cara y la calidad del mineral y el contenido de materia prima están disminuyendo. A medida que la escasez de oferta satisface la creciente demanda, los precios se disparan. En 12 meses, los metales importantes se han vuelto enormemente más caros: el precio del níquel ha aumentado en un 26 por ciento, el cobre en un 43 por ciento y el aluminio en un 56 por ciento. El precio del carbonato de litio se ha triplicado aproximadamente en un año a más de 20.000 dólares por tonelada. Al mismo tiempo, las existencias de metal en los almacenes de todo el mundo están cayendo en picado.

Es obvio que algo está desequilibrado. El director del IAE, Birol, está familiarizado con la situación del negocio del petróleo y los mercados de metales también podrían caer en una situación similar. Birol habla de la inminente discrepancia entre ambición y oferta: entre la aspiración de proteger el clima y la dificultad de obtener suficiente cobre, níquel y litio asequibles.

Dado que el agotamiento de los recursos se concentra en unos pocos países, particularmente aquellos que son políticamente inestables, su suministro se está convirtiendo en un problema de seguridad global. «Esto podría provocar interrupciones», advierte Birol.

Y surge la pregunta: ¿Cuán limpias son realmente las tecnologías verdes?

Minería: suelos ricos, gente pobre


Fotografía: Hartmut Schwarzbach / argus

Hamdallaye era una aldea en el noroeste de Guinea en África occidental, un asentamiento de chozas de barro con techo de paja y árboles frutales a la sombra. El sociólogo Mamadou Malick Bah, de 25 años, solía vivir en el pueblo. Pero Bah tuvo que irse el año pasado. El pueblo y sus 700 habitantes se interpusieron en el camino de la extracción de bauxita.

El mineral rojizo que se esconde debajo de la tierra se considera oro de Guinea, ya que es la materia prima del aluminio, un importante metal ligero en las turbinas eólicas y las líneas eléctricas. Los habitantes de Hamdallaye fueron reasentados en una nueva aldea ubicada a cinco kilómetros de la antigua. En las fotos, la nueva comunidad, construida sobre un montón de escombros, se asemeja a un paisaje desértico.

«Es como estar en Marte», dice Bah. Allí no puede crecer mucho. De hecho, el suelo es tan pobre que CBG, la empresa minera guineana en parte estatal, ahora tiene que apoyar a los pequeños agricultores, que antes se ganaban la vida sus propias parcelas. Cada agricultor recibe el equivalente a 94 euros al mes. «Cada vez más jóvenes abandonan el pueblo», dice Bah, y de todos modos a los lugareños no se les dio trabajo en CBG.

Las empresas comenzaron a explotar la región de Boké hace más de 50 años, y hoy las excavadoras funcionan casi sin parar. Guinea, uno de los países más pobres del mundo, tiene los depósitos de bauxita más grandes de la Tierra. Se han adjudicado concesiones mineras en gran parte del territorio del país, y también participan empresas chinas.

Las consecuencias medioambientales han sido devastadoras. Bah dice que ha provocado la destrucción de la diversidad natural y las fuentes de agua potable. La vibración de las máquinas provocó el colapso de su choza en el antiguo pueblo hace cuatro años. Pero todavía no ha recibido ninguna compensación.

Un aspecto controvertido del proyecto minero es el hecho de que el gobierno alemán está involucrado. En 2016, Berlín otorgó garantías de préstamos por valor de 246 millones de euros para la expansión de la mina, a pesar de las críticas de la Agencia Alemana de Medio Ambiente. En un informe, el Ministerio de Economía alemán elogió que la globalización en Guinea se pueda gestionar de forma equitativa. En lugar de centrarse en las expropiaciones de los agricultores de África occidental, el informe señaló que la inversión ayudó a garantizar puestos de trabajo en Alemania.

El informe señaló que la expansión de la mina permitiría a la empresa Aluminium Oxid Stade (AOS) con sede en Alemania asegurar su producción durante más de 10 años. AOS es el último procesador de bauxita alemán que queda y un importante proveedor de productos para la industria automotriz. Un vehículo Audi E-Tron incluye 804 kilogramos de aluminio.

La controvertida extracción de bauxita en África occidental es solo un ejemplo de la desconexión entre los productos populares y respetuosos con el medio ambiente «Made in Germany» y el origen de sus ingredientes. De hecho, es la paradoja de la abundancia lo que afecta a países como Guinea. Tienen enormes recursos minerales y, sin embargo, no logran alcanzar una prosperidad generalizada.

Pero esto no es necesariamente un hecho. Noruega también ha sido bendecida con recursos, pero también se las arregla para hacer un buen uso de esa ventaja: el país es políticamente confiable, sus instituciones son fuertes y tiene una baja tasa de criminalidad. La buena gobernanza es la clave para garantizar que países como Guinea también puedan beneficiarse del auge mundial de las materias primas.

Los depósitos más importantes se encuentran en las tres «A»: África, Australia y los Andes, todos los cuales están sufriendo extremadamente por el cambio climático. En todos estos lugares, el agua es extremadamente escasa y se necesitan enormes cantidades de energía para procesar el mineral.

La trituración y trituración de rocas representa hasta el 3 por ciento de la demanda mundial de electricidad. Eso es más que la cantidad total consumida por Alemania.


La industria minera incluso se describe a sí misma como un negocio «sucio, polvoriento y peligroso». Ninguna otra industria es tan destructiva para el medio ambiente. Las operaciones a menudo dejan tras de sí un paisaje lunar, además de cuencas llenas de lodos contaminados, los llamados relaves , en el que se recolectan los residuos del procesamiento. Alrededor de 32,000 de estos lagos tóxicos se encuentran en todo el mundo. En enero de 2019, una presa ubicada cerca de una mina de mineral de hierro en Brasil estalló y creó un deslizamiento de lodo que se vertió en el valle y mató a más de 270 personas.

En el pasado, ignorar el medio ambiente era algo que las empresas mineras podían permitirse hacer. Pero hoy enfrentan resistencia. El pasado fin de semana, una protesta de indígenas mayas en Guatemala contra una empresa minera suiza que extrae níquel en el noreste llevó al país a declarar el estado de emergencia. Muchos clientes de las empresas mineras, especialmente los inversores, ya no están dando un pase fácil a la mala conducta, al menos no dentro de las empresas más grandes. Evitan industrias que se consideran ambientalmente dudosas, incluso si son financieramente prometedoras.

Esto también está obligando a las empresas mineras a actuar. «Cumplimos con todos los requisitos para ser interesantes para los inversores», ha dicho Iván Arriagada, director general del gigante del cobre chileno Antofagasta, cortejando a los inversores. Arriagada, de 58 años, es un ejecutivo moderno con una maestría de la London School of Economics, y no uno de los magnates de la minería de la vieja escuela que nunca se presentaría sin corbata. Arriagada busca posicionar a Antofagasta como un pionero en la protección ambiental, al menos en la medida de lo posible en la industria.

Dice que cerca de la mitad del agua que usa la empresa en minas como Los Pelambres ahora proviene del mar en lugar de la montaña; y para 2025, se espera que esa cifra aumente al 90 por ciento. «Usamos cada gota de agua siete u ocho veces antes de que se evapore», dice Arriagada. También dice que la electricidad necesaria se generará en su totalidad a partir de fuentes renovables el próximo año.

Alrededor de una docena de empresas están involucradas en el negocio global de productos básicos. La suiza Glencore domina el mercado del cobalto, la estadounidense Albermarle es la número uno en litio, la brasileña Vale es el líder mundial en níquel y la chilena Codelco y la británica Antofagasta son líderes en cobre. Todas estas empresas sienten una presión cada vez mayor para proteger el medio ambiente.

«Realmente tenemos que cambiar nuestra forma de pensar», confesó el director ejecutivo de Rio Tinto, Jakob Stausholm, en una reciente conferencia de inversores en Londres. La empresa anglo-australiana se ha fijado el objetivo de reducir a la mitad sus emisiones de CO2 para 2030. Al mismo tiempo, las condiciones bajo las cuales la industria minera puede extraer recursos minerales cada vez más difíciles.

“Nuestro horizonte de planificación abarca décadas”.
Director General de Antofagasta Arriagada

En los últimos 15 años, el contenido de mineral de cobre en las minas de Chile ha caído casi un tercio al 0,7 por ciento. Hace tres generaciones, esa cifra era del 2 al 3 por ciento. Hoy en día, la industria tiene que excavar mucho más para extraer las mismas cantidades de metales preciosos que en el pasado, y en consecuencia consume más electricidad y combustible.

Los yacimientos más fáciles de extraer ya han sido explotados y no se han explotado nuevos yacimientos importantes en Chile en años. Solo el 2 por ciento de todas las exploraciones dan como resultado la construcción de una mina. «Se necesita suerte, mucha perseverancia y persistencia», dice Arrigiada, director general de Antofagasta. Y en promedio, se necesitan 16 años desde el descubrimiento de un lugar adecuado antes de que comiencen las operaciones mineras. «Nuestro horizonte de planificación abarca décadas», dice.

De hecho, es difícil aumentar la oferta actual de metales. Según las previsiones de la IEA, los volúmenes de las minas activas y planificadas no serán suficientes para satisfacer la demanda. Por ejemplo, las operaciones mineras actuales cubrirán solo la mitad de la demanda futura de litio y cobalto. «Los planes de suministro e inversión para muchos minerales críticos están muy por debajo de lo que se necesita para respaldar el despliegue rápido de paneles solares, turbinas eólicas y vehículos eléctricos», advierte el jefe de la IEA, Birol.

Arriagada dice que su empresa anticipó el repunte de la demanda en sus pronósticos, pero dice que el impulso los sorprendió. La principal razón de esto es la creciente demanda de tecnologías ecológicas. Él dice que la electromovilidad es actualmente responsable del 1 o 2 por ciento de la demanda de cobre. Para 2030, se espera que esa proporción aumente a más del 10 por ciento.

«La pandemia ha creado una conciencia de que debemos actuar de manera colectiva y rápida para abordar los riesgos sistémicos como el cambio climático», dice Arriagada. Su empresa se está beneficiando de ese desarrollo.

Coches eléctricos: tesoros en el chasis

Dependiendo del tipo de batería, un automóvil eléctrico requiere entre 150 y 250 kilogramos de materias primas especiales. La mayor parte está compuesta por grafito, níquel y cobre, y el resto está compuesto por manganeso, litio y cobalto. Los fabricantes de automóviles ahora están impulsando la expansión de sus flotas electrónicas, y ha estallado la competencia entre ellos para asegurar el suministro de materias primas.

Esta primavera, el director ejecutivo de BMW, Oliver Zipse, hizo un audaz compromiso con sus clientes y accionistas. Proclamó que BMW fabricaría el automóvil «más ecológico» del mundo. No solo el aire de las ciudades debería limpiarse, sino también todos los eslabones de la cadena de valor. Para Zipse, esto también significa que las materias primas no pueden provenir de minas donde trabajan los niños, o las aguas están contaminadas con contaminantes Con el cobalto, uno de los ingredientes más importantes de las baterías eléctricas modernas, eso sucede a menudo.

Las palabras de Zipse pueden tener una pizca de relaciones públicas ambientales baratas, pero es probable que esté siendo genuino. Después de todo, simplemente está siguiendo la lógica económica. Los coches eléctricos tienen que ver con superar a los motores de combustión interna en sostenibilidad. De lo contrario, el argumento de ventas más importante fracasa.

Incluso si la producción de las materias primas para un coche eléctrico y su batería consume cantidades extremas de recursos, sigue siendo mucho más ventajoso para el medio ambiente que conducir un vehículo convencional. En cuanto a su huella de carbono, el coche eléctrico tiene una clara ventaja.
Según la AIE, un vehículo de combustión interna emite 40 toneladas de gases de efecto invernadero durante un ciclo de vida de 200.000 kilómetros, más del doble que un coche eléctrico, a pesar de la producción intensiva de CO2 de la batería.

La debilidad del e-car es que requiere muchas más materias primas minerales que los vehículos de combustión interna, incluidos bastantes materiales críticos que a menudo se extraen en condiciones dudosas. La batería del SUV eléctrico iX presentado recientemente por BMW contiene alrededor de 6 kilogramos de cobalto, 10 kilogramos de litio y 60 kilos de cobre. Todas estas son materias primas que rara vez o casi nunca se encuentran en un motor de gas o diesel.

«No podemos limitarnos a operar de manera sostenible en nuestras propias fábricas».
Patrick Hudde, director de sostenibilidad de BMW

Aproximadamente la mitad del crecimiento de la demanda que desencadenarán las tecnologías verdes en las próximas dos décadas está relacionado únicamente con el previsible auge de los coches eléctricos y el almacenamiento de energía. BMW pronostica que, para 2030, el 50 por ciento de los automóviles que vende serán vehículos puramente eléctricos, frente a una participación de solo el 3 por ciento en la actualidad.

La empresa se encuentra en un dilema. Los trabajadores mineros en el Congo no deberían tener que pagar la factura de la gente adinerada en Munich para tener aire limpio. «No podemos limitarnos a operar de manera sostenible en nuestras propias fábricas», dice Patrick Hudde, jefe de sostenibilidad de la cadena de suministro y gestión de materias primas de BMW, lo que ha llevado al fabricante de automóviles a dar un paso inusual.

La compañía dice que ya no quiere depender de intermediarios y sus promesas de que sus materias primas provienen de fuentes limpias. BMW ahora está comprando litio y cobalto directamente de los operadores de minas, no en el Congo, donde la mayor parte de la extracción se realiza a mano, sino de compañías mineras en Marruecos, Australia y Argentina, que BMW afirma haber examinado cuidadosamente.

Hudde dice que el proceso de selección fue riguroso y que más de 100 proveedores no recibieron contratos «porque no estábamos convencidos de que cumplieran con los estándares ambientales y sociales».

Pero BMW alcanza sus límites rápidamente cuando se trata de su capacidad para realizar controles. La empresa planifica visitas periódicas y, en ocasiones, sin previo aviso de auditores capacitados. Los empleados de los proveedores también pueden presentar quejas directamente a BMW. «Si nos damos cuenta de las infracciones, nos aseguramos de inmediato de que las quejas se resuelvan en el lugar», dice. En última instancia, sin embargo, son solo controles al azar. BMW confía en sus socios para cumplir con los estándares sociales y ambientales acordados contractualmente. En caso de una infracción, el fabricante de automóviles no puede darse el lujo de eliminar a un proveedor.Sería casi imposible reemplazar rápidamente a uno de los principales proveedores de cobalto.

Ante tal situación, una empresa podría intentar reducir su uso de materias primas por medios tecnológicos. La primera generación del automóvil de hidrógeno Mirai de Toyota todavía requería 40 gramos de platino por vehículo. En los nuevos modelos, la cantidad requerida se ha reducido en un tercio; y para 2040, Toyota quiere reducirlo a 5 gramos. Pero incluso hazañas de ingeniería como esa, en el mejor de los casos, solo alivian la dependencia de la industria de las materias primas. No se puede eliminar.

China: más poderosa que la OPEP

Esa realidad tiene un impacto directo en las relaciones entre las economías occidentales y China. Con una participación de alrededor del 50 por ciento de la demanda mundial de materias primas, China ahora ocupa una posición de supremacía que estaba reservada para los Estados Unidos a mediados del siglo XX, dice Peter Buchholz, director de la Agencia Alemana de Recursos Minerales ( DERA). «Eso no va a cambiar pronto», dice.

China es el mayor proveedor de numerosos metales. Al mismo tiempo, Beijing ha construido una red de países socios y los ha hecho dependientes. Bombea capital a países como Chile, Bolivia y Congo, comprando derechos mineros y acceso a recursos escasos.

El dominio de China en el procesamiento es aún más pronunciado. El país es el principal productor de 23 de los 26 productos refinados, y su proporción de tierras raras es de alrededor del 90 por ciento. Beijing tiene como objetivo cubrir todas las etapas de la cadena de valor, desde el mineral hasta las baterías de los coches eléctricos. China controla alrededor del 75 por ciento de toda la capacidad de producción de baterías de iones de litio en todo el mundo.

Estados Unidos y Europa han observado con preocupación cómo crece el poder de mercado del gigante de las materias primas. Thierry Breton, el comisionado de mercado interior de la Unión Europea, advierte sobre la «dependencia total de China», especialmente para el suministro de tierras raras. Hace diez años, China demostró la influencia que tiene cuando recortó repentinamente las exportaciones de tierras raras, lo que provocó que los precios se dispararan y sumir al mundo en una crisis de suministro. Brindó la oportunidad a Alemania de formular un primer borrador de su estrategia de materias primas.

China está utilizando sus inversiones en África y América del Sur específicamente para un juego de poder geopolítico. Se asegura la influencia con confianza en sí mismo, otorga préstamos por valor de miles de millones y, por lo tanto, crea vínculos de dependencia con un número cada vez mayor de países. Según el economista Thomas Straubhaar, radicado en Hamburgo, nada sobre los movimientos que está tomando Pekín es por casualidad. El país sigue una «estrategia sobria de poder», dice. El acceso a las materias primas se ha convertido en un instrumento de política exterior.

La posición única de China no se debe al hecho de que los suelos del Lejano Oriente son más ricos en minerales: hay suficientes depósitos de materias primas en todo el mundo. En términos de geología, Alemania incluso podría cubrir algunos de sus requisitos de metales.

Regiones como las montañas de Harz y Erzgebirge ya tienen tradiciones mineras centenarias. Pero las empresas, en cambio, han optado por comprar metal en el extranjero, al precio de la dependencia. En última instancia, es más barato obtener suministros del extranjero. Lo principal es que no tienen que ensuciarse las manos.

En otros lugares, los países importadores han tratado de contrarrestar la superioridad de China reactivando los depósitos en desuso. En California, los inversores reiniciaron la antigua mina Mountain Pass en 2018 para extraer metales de tierras raras. Y en Suecia, la empresa minera de mineral de hierro LKAB planea extraer materiales raros de los desechos generados por sus actividades de exploración. Otras empresas están explorando las últimas fronteras del planeta: los tesoros que yacen dormidos en las profundidades del mar, miles de millones de toneladas de minerales metalíferos.

Empresas como Deep Green y UK Seabed Resources están explorando formas de explotar comercialmente los fondos marinos. También ha habido avances en las tecnologías de transporte. Las cosechadoras que pesan hasta 250 toneladas deben transportar las materias primas hacia arriba utilizando una manguera blindada. Deben ser altamente confiables y capaces de soportar una presión de agua extrema. Sería demasiado problema tener que seguir llevándolos a la superficie para repararlos.

Los analistas de BCC Research esperan una nueva avalancha de productos básicos, provocada por la minería en aguas profundas, con un volumen de mercado de hasta $ 15 mil millones para fines de la década. Al mismo tiempo, los ambientalistas advierten de la destrucción de ecosistemas que apenas han sido explorados si el fondo marino es arado por kilómetro cuadrado.

No se puede confiar en las profundidades marinas como una fuente de materias primas rápida, competitiva y, lo que es más importante, respetuosa con el medio ambiente. La recuperación de metales de los desechos es más prometedora.

Reciclaje: trituración de nuevos recursos

La isla de Peute en el puerto de Hamburgo alberga la mayor fábrica de cobre de Europa, operada por Aurubis. La planta produce cobre para tuberías, chapas y alambres desde 1907, más de un millón de toneladas de productos de cobre cada año. Además del mineral entregado desde Chile, Perú o Brasil, la fábrica depende en gran medida de materiales reciclados.

Se pueden encontrar montañas de este producto en la instalación, montones de granulado de cobre rojizo brillante de diferentes consistencias, algunas gruesas, otras finas, todo producido a partir de alambre desechado. Junto a los montículos hay barriles llenos de restos destrozados de computadoras o teléfonos móviles. Christian Plitzko, un metalúrgico de Aurubis, agarra un puñado. «Aquí es donde están los tesoros que nos interesan», dice.

«Si los productores etiquetaran sus placas de circuito, más tarde, en el proceso de reciclaje, podríamos eliminar específicamente ciertos metales antes de que se fundan».
El metalúrgico de Aurubis Christian Plitzko

Plitzko, que ha estado con Aurubis durante 24 años, mira el brillante material verde y plateado en su mano enguantada. «Esto solía ser una placa de circuito en una computadora», dice. Cada kilogramo de material de placa de circuito contiene 250 gramos de cobre puro.

Es técnicamente factible extraer otros metales de esos desechos, pero el esfuerzo sigue siendo demasiado grande. Si fuera posible eliminar específicamente, por ejemplo, partes hechas de neodimio de una placa de circuito con la ayuda de un código de barras y un láser, entonces valdría la pena, dice Plitzko. «Si los productores etiquetaran sus placas de circuitos, más tarde, en el proceso de reciclaje, podríamos eliminar específicamente ciertos metales antes de que se fundan».

La demanda de cobre ha aumentado notablemente y los hornos de fundición de Aurubis están funcionando a plena capacidad, y la producción en la fábrica continúa las 24 horas, los siete días de la semana. La empresa se beneficia del hecho de que el cobre es un elemento importante en todas las tecnologías verdes y que el reciclaje es un método relativamente limpio para compensar la escasez de materia prima. Recuperar el metal que está integrado en una placa de circuito requiere solo una veintena de la energía requerida para extraer el metal a través de la minería.

El proceso permite a la industria cubrir al menos parte de su demanda de materias primas utilizando métodos que no aumentan su dependencia de los países de origen. Más que nunca, el reciclaje se ha convertido en un elemento clave del suministro de productos básicos. Pero hay mucho potencial que aún no se está aprovechando. Se producen cada vez más desechos electrónicos, en forma de teléfonos móviles, televisores y refrigeradores desechados. Pero en lugar de terminar en las estaciones de reciclaje, muchas materias primas valiosas llegan a los vertederos o incineradores de desechos. En Alemania, solo se recolecta alrededor del 44 por ciento de la chatarra electrónica, mientras que la tasa mundial es inferior a una quinta parte.

La industria de la energía eólica tiene un papel especialmente importante que desempeñar. Muchas turbinas de los primeros días de la industria están ahora listas para ser reemplazadas. La mayoría de los materiales utilizados en las torres y las carcasas de las turbinas se pueden reutilizar, pero no es tan fácil con las palas del rotor, ya que con frecuencia se fabrican con fibra de carbono o fibra de vidrio epoxi. Muchos terminan en el incinerador.

Los productores de autos eléctricos están ansiosos por evitar que se repita ese error. Están trabajando en conceptos que facilitarán el reciclaje de los valiosos materiales que se utilizan actualmente para fabricar nuevos vehículos. La mitad del aluminio que utiliza BMW en sus motores y carrocerías, por ejemplo, se recicla, pero la proporción es significativamente menor para materiales como níquel, cobalto y litio que se utilizan para producir baterías.

Después de todo, la era de los vehículos eléctricos apenas ha comenzado y todavía no hay una gran cantidad de baterías usadas disponibles. Eso, sin embargo, cambiará tan pronto como los coches eléctricos representen la mitad o más de todo el tráfico de vehículos en los próximos años. Para entonces, BMW planea haber introducido una estrategia de reciclaje que conduzca a una dependencia cada vez menor de las materias primas primarias.

El pionero de los automóviles eléctricos Tesla incluso espera que algún día pueda cubrir casi todas sus necesidades de materias primas con baterías viejas. Jeffrey Brian (JB) Straubel, quien ha sido el cerebro técnico de la compañía durante años, junto con Elon Musk, incluso fundó su propia empresa de reciclaje con ese propósito. Él cree que habrá un «cambio radical» para reducir los precios de las baterías cuando una gran cantidad de baterías pueda reciclarse entre un 95 y un 98 por ciento.

Él cree que sería un gran avance ecológico y financiero para los fabricantes de automóviles. Actualmente, las baterías representan aproximadamente un tercio del precio de compra de un vehículo electrónico, principalmente como resultado de los costosos materiales involucrados en su fabricación.

Una instalación piloto de Volkswagen ya ha comenzado a operar en Salzgitter, justo al lado del sitio donde una fábrica comenzará a operar en 2024, produciendo 500,000 baterías para autos eléctricos cada año. Las baterías desechadas se desmontan en un almacén de metal corrugado y se trituran antes de filtrar las sustancias valiosas del interior.

A largo plazo, la empresa espera reciclar el 97 por ciento de todas las materias primas utilizadas. Actualmente, VW alcanza una cuota de alrededor del 50 por ciento, un número que se espera que pronto suba al 72 por ciento con la ayuda de la nueva instalación de reciclaje. VW no considera que las baterías viejas sean «residuos peligrosos», sino «una valiosa fuente de materias primas».

Aún así, el reciclaje por sí solo no será suficiente para cubrir los vastos requisitos de materia prima en las industrias ecológicas. Las tasas del 45 al 50 por ciento para el cobre sugieren que todavía hay cierto potencial de reciclaje y que mejorará el equilibrio ecológico de los sistemas de baterías, las turbinas eólicas y los parques solares. Sin embargo, este cálculo no cuadra, dice el experto de Aurubis Plitzko. El cobre reciclado hoy se produjo y utilizó en promedio hace 35 años, cuando se produjo una cantidad significativamente menor. Como tal, la tasa es más cercana al 80 por ciento, dice Plitzko.

«Como sociedad, no podremos cubrir toda nuestra demanda de cobre con reciclaje», dice. «También necesitaremos cobre primario si queremos cubrir la demanda actual y futura».

Eso significa que incluso los esfuerzos de reciclaje más ambiciosos no serán suficientes para poner fin a la explotación despiadada de nuestro medio ambiente. La naturaleza seguirá agotada, en parte porque la humanidad espera vivir, trabajar y viajar de una manera más respetuosa con el medio ambiente en el futuro. Mientras sigamos manteniendo nuestros niveles actuales de prosperidad, inevitablemente continuaremos consumiendo más recursos, lo que en última instancia es perjudicial para la biosfera. Si continuamos usando más de lo que produce la naturaleza, superaremos los límites de nuestro planeta. Es como una cuenta bancaria, dice el experto en sostenibilidad Wackernagel: puede sobregirar su saldo por un tiempo, pero no para siempre.

¿Significa eso que renunciar al consumo es la única solución para reducir nuestro hambre de materias primas, como algunos han propuesto? Wackernagel hace una mueca. «Eso me suena a demasiado sufrimiento y sacrificio individual», dice. Una buena vida, continúa, también es posible dentro de los límites ecológicos que existen. No se necesita un vehículo eléctrico de dos toneladas para transportar a una persona. que pesa 75 kilogramos. Una bicicleta eléctrica puede hacer el trabajo igual de bien, dice.

Además, cree Wackernagel, un factor diferente será decisivo en lo que respecta a la sostenibilidad futura de nuestra sociedad: el número de personas. Cuando nació en 1962, había alrededor de 3.100 millones de personas en el planeta. Hoy, hay 7.8 mil millones. Si la tasa de reproducción global no cambia significativamente, habrá cerca de 10 mil millones para fines de siglo. Wackernagel cree que la población mundial debe comenzar a disminuir nuevamente. Después de todo, menos personas requieren menos recursos. «A largo plazo», dice, «ese es el factor más importante».


Fuente: Mining the Planet to Death: The Dirty Truth About Clean Technologies, Der Spiegel, 4 de noviembre de 2021.
(Este artículo apareció originalmente en alemán en el número 44/2021 (30 de octubre de 2021) de DER SPIEGEL.)


https://www.ocmal.org/explotando-el-planeta-hasta-la-muerte/

209

    





Energía /

Internacional - Energía

La crisis climática y la energía hidroeléctrica en América Latina (18/07/2022)

Las mil promesas del hidrógeno verde (31/05/2022)

Los bancos siguen dando fuelle al calentamiento global (21/05/2022)

Nuclear y gas: fuentes de energía “verde”… según Europa (27/04/2022)

Evento “Utilidad Privada, despojo público” (05/04/2022)

Chinese investment in Latin America plagues people and nature: Report (24/03/2022)

Basura electrónica o huella de carbono: el dilema ambiental de las criptomonedas (10/03/2022)

Empresas de combustibles fósiles son las que más gastan en anuncios que parecen resultados de búsqueda de Google (06/01/2022)

Combustibles verdes mágicos: Por qué los combustibles sintéticos en los automóviles no resolverán los problemas de contaminación en Europa (06/12/2021)

Negociando el cambio climático: el continuado fracaso de la política convencional (03/12/2021)

Energía

Hidrógeno verde, un problema de modelo. Chile (18/08/2022)

Abren investigación contra Aes Andes tras intervenir un canal de regadío, inundar cultivos y dañar caminos rurales en Las Trancas. Chile (12/07/2022)

Organizaciones del CICDHA realizaron taller presencial para potenciar trabajo y reflexiones sobre impactos que han conllevado inversiones chinas en Latinoamérica. Perú (12/07/2022)

El cuento del hidrógeno verde. Argentina (11/07/2022)

Para una transición con justicia el Gobierno de Boric debe dejar de seguir los pasos de Piñera en la Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde. Chile (08/07/2022)

Anuncia Francia la nacionalización de la electricidad. Francia (07/07/2022)

Nuevo trauma ocular: Carabineros desalojó con perdigones la recuperación territorial mapuche Lov Vilo Los Huapes en Arauco. Chile (06/07/2022)

AES Chile pretende desalojar con Carabineros camino interior resguardado por agricultores/as pese a haber inundado sus cultivos e intervenido canal de regadío. Chile (04/07/2022)

Comunidad indígena Moluche protesta contra construcción de parque eólico en Los Ángeles. Chile (03/07/2022)


Ver más:
Energía /