BUSCAR en www.olca.cl


- Chile:

06 de Septiembre de 2022

Continuamos en la histórica defensa de las comunidades y la Naturaleza



En la votación -con voto obligatorio- más concurrida desde el inicio de la postdictadura chilena se optó por rechazar la propuesta de nueva Constitución elaborada por la Convención Constitucional, la cual pretendía entregar una base democrática para garantizar diversas obligaciones del Estado y derechos para las comunidades y Naturaleza.

Pese a esto, rescatamos la existencia de un texto que sintetiza muchas de las luchas y programas de los movimientos sociales y nos deja con una base de acuerdos con el cual abordar la continuidad del proceso constituyente, donde la desmercantilización y desprivatización de las Aguas, la consagración de los derechos de la Naturaleza, la plurinacionalidad y una perspectiva feminista fueron propuestas centrales que se enfrentaron a una abrumadora campaña de desinformación y tergiversación encabezada por grupos político-económicos que pretenden dejarnos viviendo en el marco del neoliberalismo.

En el plebiscito de entrada en 2020 los pueblos ya votaron por una nueva Constitución que erradique los abusos de la Constitución heredada de la dictadura cívico-militar, por lo que las tareas pendientes son elaborar el mecanismo mediante el cual se sepulte el legado dictatorial, así como reconectar las demandas programáticas que no fueron entendidas de la propuesta de nueva Constitución. En este sentido, en el mismo plebiscito los pueblos optaron por un órgano elegido y sin representación del Congreso. Los partidos políticos, que han utilizado este camino para oxigenarse y hacer gárgaras con el trabajo realizado, no pueden encabezar el proceso constituyente que aún no se cierra; por el contrario, será tarea del conjunto de la población dar respuesta al futuro del proceso y no de aquellos sectores que han actuado a espaldas de los pueblos.

Lecciones quedan y son diversas las explicaciones sobre el triunfo del Rechazo, algunas de estas son: una progresiva desconexión de espacios de participación y construcción popular con convencionales constituyentes, un arrasador y millonario despliegue comunicacional que desinformó y caricaturizó las propuestas, la apertura por parte de sectores políticos -incluyendo el Gobierno- a un posible nuevo proceso constituyente previo al plebiscito e incluso una lógica de "Aprobar para Reformar", y una progresiva lejanía entre movimientos sociales y la población en general; críticas y autocríticas que debemos tomar y trabajar para que nuevamente seamos millones de personas las que levanten y sustenten el proceso.

Vamos a continuar en esta histórica defensa. Es momento de que los pueblos recojamos la experiencia de la propuesta de la nueva Constitución como una base que se suma al debate. Abramos la discusión en los territorios e impulsemos conjuntamente las transformaciones que nos permitirán avanzar en el buen vivir y defensa de comunidades y la Naturaleza.

Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales - OLCA


347