BUSCAR en www.olca.cl


- Chile:

16 de Enero de 2023

Investigador de aves sobre proyectos de hidrógeno verde en la Patagonia: “Está claro que la prioridad no es el medioambiente”



INTERFERENCIA conversó con Humberto Gomez, fundador de la Agrupación Ecológica Patagónica y uno de los firmantes de la carta que el año pasado fue publicada en la revista Science en la que advierte sobre los efectos de los megaproyectos de hidrógeno verde en las aves migratorias de esta región.

Por Joaquín Riffo B. - INTERFERENCIA

En mayo de 2022, un grupo de investigadores y especialistas publicaron una carta en Science -uno de los journal científicos más importantes del mundo- con el objetivo de evitar que el desarrollo de megaproyectos de energía limpia en la Patagonia se convierta en “otro ejemplo de desarrollo extractivista que exportaría un producto [hidrógeno verde] a Europa y Asia y generaría cambios potencialmente irreversibles en el medio ambiente y la cultura locales”.

En dicha oportunidad, los científicos hicieron un llamado a las instituciones relacionadas con la evaluación de las iniciativas de energía para “considerar el alto valor natural de este paisaje, con áreas protegidas como el Parque Nacional Torres del Paine, el Parque Nacional Pali Aike y el sitio Ramsar y Santuario de la Naturaleza Bahía Lomas” en los estudios de impacto ambiental de estos proyectos.

Los científicos sostuvieron que las intervenciones podrían tener un efecto directo en la flora y fauna de algunas zonas de Magallanes por la instalación masiva de aerogeneradores, lo que afectaría particularmente a las aves.

“Estudios recientes en Chile central muestran una tasa de colisiones de aves de 0,6 a 1,8 por aerogenerador por año. Escalando esto a la magnitud del proyecto planificado de Magallanes podría generar entre 1.740 y 5.220 colisiones de aves por año. Sin embargo, esta estimación no considera que la Región de Magallanes es un área de migración de alrededor de 43 especies de aves, incluidas passeriformes, charadriiformes y strigiformes, lo que probablemente aumentaría estos números”, apuntaron en la ocasión.

Uno de los firmantes fue Humberto Gómez, ingeniero agropecuario quien se ha especializado en el trabajo con aves desde el año 2000. Gómez es fundador e investigador de la Agrupación Ecológica Patagónica y desde 2007 está haciendo censos de aves de forma ininterrumpida por lo que conoce la fauna aviar del sector.

En conversación con INTERFERENCIA, el profesional cree que uno de los principales problemas se ha generado producto de la falta de información con la que se cuenta para hacer proyecciones en la zona.

“En primer lugar, creo que hay que señalar que existe muy poco conocimiento de la situación actual de las aves en la región. No sabemos muy bien sobre su biología, más allá de algunas especies que son las más vulnerables que se estudian un poco más porque hay recursos para ello, muchas veces aportados por organizaciones o instituciones desde el extranjero. Pero hay un vacío importante de información de más de 100 especies registradas”, afirmó.

"Por ahí parte el problema más grave. Como no existe evidencia de lo que ocurre con las poblaciones, entonces tenemos la posibilidad de cometer errores mucho más fácilmente que si las conociéramos. Ahí entonces vienen las amenazas, ya que cuando se quiere desarrollar cualquier industria, del tipo que sea, debe evaluar en algún sector cuáles son las afectaciones que va a tener, cuáles son los pro y los contras. En este caso, los proyectos lo que se hace es generar una batería de información, que en muchas casos es insuficiente, pero es lo que la legislación les pide”, dice Gómez.

El investigador ejemplifica con las salmoneras, las que -a su juicio- han avanzando en ir incorporando elementos de información sobre flora y fauna en su instalación. Algo sobre lo que hasta el momento no habría sido tan así para el caso del hidrógeno verde.

“Uno entiende que hay que cambiar la matriz energética, pero al considerar que no existe la información suficiente de variables para considerar los impactos, por ejemplo. si un año es seco, húmedo o intermedio, eso lleva a pensar que es muy peligroso para las aves proyectar industrias muy masivas, sin la información necesaria”, dice el ingeniero.

Medidas a nivel estatal y espacios amenazados

En cuanto a lo que puedan hacer los gobiernos al respecto, Gómez cree que las iniciativas como el monitoreo de aves deben ser permanentes y no puntuales, como se están desarrollando actualmente.
“A veces los ciclos varían mucho en un período de cinco años entonces lo que deberíamos haber tenido es un monitoreo mucho más eficaz y permanente para poder tener las herramientas que permitan no generar un daño mayor”, asegura.

A juicio del investigador, uno de los temas relevantes está en los montos de inversión que se dedican a esta labor.

“Lo que no está ocurriendo es que se estén destinando recursos para ese trabajo de información preventiva. Personalmente, para mí lo grave es que esta industria se está presentando en la Región desde hace más de ocho años, y en ese período pudimos haber construido una batería de información mucho más importante para tener seguridad de dónde se puede instalar y dónde no", dice Gómez.

"Estas fueron las palabras precisas de algunas empresas extranjeras que se retiraron de Chile por no contar con esos datos”, complementa.

Por lo tanto, según el profesional, “si uno lo mide en términos comparativos, para el desarrollo de la industria de hidrógeno verde Corfo entregó varios millones de dólares. Y para el desarrollo del mapa de sensibilidad de aves sólo se destinaron $50 millones de pesos. Y cuando invitan a las reuniones para que nosotros vayamos a exponer y ver si el proyecto es viable o no, no hay dinero. Frente a estos números, está claro que la prioridad no es en ningún caso el cuidado del medio ambiente”.

Consultado respecto a cuáles serían los sectores específicos que podrían verse amenazados ante la instalación de proyectos energéticos, el investigador ve que hay problemas tanto en la especulación de los lugares donde se realizarán las inversiones, como en la forma en la que esto se ha ido anunciando hasta la fecha. Algo que ha pasado de ser un acuerdo entre privados, en el cual posteriormente se observan los aspectos de evaluación ambiental.

“Al final el problema mayor es que la empresa está negociando con el particular, y éste al recibir la oferta de arriendo, comienza a defender el polígono para desarrollar su industria, cuando deberíamos estar exigiendo una caracterización total de la región para entonces recién decidir dónde invertir y dónde no”, explicó.

Sobre ello, Gómez dice que “lo que está ocurriendo actualmente es que cada uno define su polígono y cada uno defiende sus intereses e intenta evaluar un polígono como tal, cuando debiese ser una evaluación a nivel regional, porque es un sistema completo. Entonces decir ’este lugar está en peligro y este no’ es muy difícil, porque hasta ahora todo lo es”.

Finalmente, el investigador asegura que “nadie de nosotros está diciendo que las empresas no se instalen. Sólo estamos exponiendo que es necesario sentarse a conversar y hacerle ver a algunas empresas que probablemente el lugar donde planean instalarse no es el adecuado. Pero suponemos que precisamente ellos ya están enterados y están pensando en defender sus intereses, por lo que al haber una inversión millonaria el tema de biodiversidad queda de lado”.

Fuente:
https://interferencia.cl/articulos/investigador-de-aves-sobre-proyectos-de-hidrogeno-verde-en-la-patagonia-esta-claro-que-la

661