BUSCAR en www.olca.cl


- Estados Unidos:

02 de Mayo de 2024

La intermitencia de la energía eólica y solar podría ser peor de lo que se pensaba originalmente, dicen expertos



(justthenews.com, 2 de mayo 2024) - "Sequías eólicas": Una región de 15 estados de EE.UU. produjo menos del 10% de su generación eólica potencial de 22 gigavatios durante un período de 82 horas. Durante 42 horas seguidas dentro de ese período, la producción eólica fue solo del 1,5% del total.

Por Kevin Killough - Just the News
Imagen por H2international-com

El mes pasado, varios medios de comunicación informaron sobre el año récord que tuvo la industria eólica en 2023. El Consejo Mundial de Energía Eólica publicó su último informe que muestra que el mundo instaló 117 gigavatios de capacidad. Associated Press calificó a 2023 como un "año récord para instalaciones eólicas", y Reuters señaló que Estados Unidos se encontraba entre los cinco principales mercados para instalaciones eólicas.

La Administración de Información Energética de EE.UU. publicó un informe esta semana que muestra que instalar más parques eólicos no significa necesariamente generar más electricidad. Estados Unidos triplicó su capacidad de energía eólica, según el informe, de 47 gigavatios en 2010 a 147,5 gigavatios a fines de 2023. Si bien eso puede sonar impresionante, la generación de todos esos parques eólicos disminuyó un 2,1% con respecto a 2022.

Gran parte de esa caída se produjo durante los primeros seis meses de 2023, cuando la generación eólica cayó un 14% en comparación con el mismo período de 2022.

El factor de capacidad del parque de energía eólica del país, explicó la EIA en su informe, cayó a un mínimo de ocho años del 33,5%. Esta es la relación entre la cantidad de energía producida en comparación con el total que podría haber producido si estuviera funcionando continuamente.

Bastante común

La energía renovable tiene un problema de intermitencia, por lo que, aunque es barata mientras produce electricidad, es más cara que cualquier otra forma de energía debido a todos los costos asociados con hacerla confiable. Estos costos adicionales incluyen los costos de las instalaciones de baterías, los generadores de respaldo de carga base, las líneas de transmisión y el exceso de capacidad.

Sin embargo, como muestra la caída en la generación eólica en 2023, incluso con parques eólicos repartidos por los EE.UU., aún es posible que no haya viento allí para hacer girar las turbinas. Estos períodos de calma del viento se denominan sequías eólicas.

"Las sequías eólicas pueden ocurrir en cualquier momento y son bastante comunes. A medida que las regiones del país se vuelven más dependientes de las turbinas eólicas que producen electricidad durante los períodos de alta demanda, se vuelven más propensas a la escasez de electricidad durante estas sequías eólicas", escriben los expertos en energía Isaac Orr y Mitch Rolling en un artículo sobre su Substack "Energy Bad Boys".

Orr y Rolling, que son becarios de políticas del Center of the American Experiment, elaboraron un informe en 2022 que mostraba cómo una región de 15 estados experimentó una "sequía eólica" que duró más de tres días. La revista Science describe las sequías eólicas como "períodos prolongados de bajas velocidades del viento", que "plantean desafíos para los sistemas eléctricos que dependen en gran medida de la generación eólica".

El Midcontinent Independent System Operator (MISO), organización encargada de gestionar el flujo de electricidad de alto voltaje en esa región, produjo menos del 10% de sus 22 gigavatios eólicos potenciales durante un periodo de 82 horas. Durante 42 horas seguidas dentro de ese periodo, la producción eólica fue sólo del 1,5% del total. Afortunadamente, el carbón y el gas natural estaban disponibles para satisfacer la demanda.

Sequías energéticas

Un nuevo estudio realizado por investigadores del Pacific Northwest National Laboratory (PNNL) descubrió que algunas partes del país experimentan sequías energéticas que duran una semana. Las sequías energéticas son cuando tanto la energía eólica como la solar fallan como resultado de días nublados y sin viento.

Los investigadores encontraron que las sequías energéticas pueden ocurrir en cualquier estación del año en 48 estados del país, y varían ampliamente en frecuencia y duración. California, por ejemplo, experimentó sequías energéticas que duraron varios días, mientras que Texas experimentó sequías energéticas frecuentes que duraron unas pocas horas. El estudio también descubrió que estas sequías energéticas ocurren en los peores momentos.

"Descubrimos que la gravedad de las sequías que ocurrieron durante esos períodos de alta carga es mayor que la gravedad promedio durante los períodos que no son de alta carga", dijo a Just The News el Dr. Cameron Bracken, autor principal del estudio y especialista en ciencias de la Tierra en el PNNL.

El estudio estandarizó sus hallazgos para que otros investigadores pudieran usar las mismas herramientas y hacer comparaciones precisas entre diferentes estudios. Los investigadores del PNNL esperan que su estudio proporcione información sobre el diseño y la gestión del almacenamiento de energía.

El estudio no pudo observar lo que estaba sucediendo con otras fuentes de energía (hidroeléctricas, carbón, gas e instalaciones nucleares) durante estos eventos de sequía, dijo Bracken.

"Esa información es realmente difícil de conseguir. Por lo general, es confidencial", dijo Bracken. Eso significa que no pueden determinar realmente cuál fue el déficit exacto que se produjo en la red durante un episodio concreto de sequía.

Orr y Rolling, en su análisis del evento de sequía de MISO de 2022, estaban analizando el impacto en la confiabilidad de la red en Minnesota como resultado de la disminución de la generación gestionable a partir del carbón.

"El problema no es que el viento deje de soplar a veces; el problema es que los mandatos estatales de electricidad sin carbono y las regulaciones federales están empujando a la retirada a las plantas de energía confiables y distribuibles", escribió el dúo.

Es probable que esa tasa de retiro aumente como resultado de las nuevas reglas de plantas de energía de la EPA publicadas a fines del mes pasado, que requieren costosas tecnologías de captura de carbono en nuevas plantas de gas y plantas de carbón existentes. Los costos adicionales, dicen los expertos, pueden hacer que la retirada sea una opción más atractiva para los propietarios de las plantas.

Si eso ocurre, la mejor esperanza para mantener la estabilidad a medida que la red dependa cada vez más de la energía eólica y solar intermitente serán las instalaciones de almacenamiento en baterías.

El Dr. Ariel Cohen, miembro principal de The Atlantic Council, en un testimonio que presentó para una audiencia del Comité de Presupuesto del Senado el miércoles, explicó que los costos de almacenamiento en baterías de iones de litio ascienden a 338 dólares por kilovatio hora para una batería con una duración de almacenamiento de 10 horas. A modo de comparación, el precio minorista promedio de la electricidad en los EE.UU. es de 12,36 centavos de dólar por kilovatio hora. Un solo día de almacenamiento en los EE.UU., según Cohen, costaría aproximadamente 3,7 billones de dólares por día.

Si las sequías energéticas afectan a los consumidores estadounidenses cuando más necesitan energía, mientras la red dependa de cantidades crecientes de baterías para satisfacer la demanda, la electricidad se volverá mucho más cara.

Traducido para el OLCA

Fuente:
https://justthenews.com/politics-policy/energy/intermittency-wind-and-solar-could-be-worse-originally-thought-experts-say

140